fbpx

Sudáfrica con niños, todo lo que necesitas para organizar la aventura

Por jueves, marzo 9, 2023 Permalink 0

Seguramente a priori este destino africano no te parezca un buen lugar para ir con tus hijos, especialmente si son muy pequeños. Quizás viajar a Sudáfrica con niños te parezca sinónimo de malaria, inseguridad, animales salvajes y todo te parezca peligroso y poco recomendable. Sin embargo, no es que sea posible, es que es una muy buena idea.

Esta afirmación la hago con rotundidad después de haber estado recorriendo el país más meridional de África por libre durante cuatro semanas con mis tres hijos cuando tenían 5, 3 y 1 año. Ir a Sudáfrica con niños es más fácil de lo que crees, tan solo necesitas un poco de planificación para que vuestra aventura en familia sea segura y muy divertida.

¿Ir a Sudáfrica en familia es una buena idea?

Sí, sí y sí. Este destino me parece perfecto para tener un primer contacto con el continente africano. Te propongo leer esta guía con toda la información práctica para viajar a Sudáfrica para despejar posibles dudas como si realmente es tan inseguro, precios, traslados, rutas…

Viendo hipopótamos en Santa Lucía.

En resumen, te diré que es un país mucho más sencillo y seguro de lo que imaginas, siempre y cuando uses el sentido común y te muevas por las rutas turísticas.

La infraestructura sanitaria de Sudáfrica es muy buena. No te preocupes porque si a tu hijo le pasara algo hay una buena y moderna red de hospitales y centros médicos para que le atiendan. Eso sí, hay que pagarlo, por lo que contratar un seguro de viajes es imprescindible para poder ir con total tranquilidad, sin tener que pagar nada y con el respaldo de asistencia telefónica a cualquier hora del día.

En mi caso viajo con Mondo porque tiene muy buenas coberturas y siempre me ha respondido genial. Pero lo que más valoro al viajar con niños es su app porque tienes un chat médico 24 horas para poder contactar con un profesional sanitario en el momento. Yo tuve que usarlo una vez en Sudáfrica por un imprevisto con el bebé y la opinión del médico me ahorró ir a urgencias.

Si reservas desde aquí tienes un 5% de descuento por ser lector de este blog. Lo ideal es que lo cojas con seguro de cancelación. La aventura de ir a Sudáfrica con niños no es barata, sobre todo por los vuelos y por las entradas a los parques nacionales, por lo que si tuvieras que anular el viaje por un motivo inevitable agradecerás no perder dinero.

Viendo rinocerontes con niños en Hlane  National Park, en Esuatini, durante un viaje en familia a Sudáfrica
Viendo rinocerontes en la charca en Ndlovu Camp, en Hlane National Park, Esuatini.

Explorar Sudáfrica con niños es para ti si….

  • A tus hijos les gustan los animales. Esta aventura es una oportunidad única para avistar fauna en libertad, desde leones y jirafas, a pingüinos, leones marinos y ballenas. Aprovecha para enseñarles la importancia de ver animales en su entorno natural en lugar de encerrados en un zoo. De este modo, será más fácil que aprendan a respetarlos.
  • Os gusta la naturaleza. Sudáfrica es una explosión de paisajes y todos diferentes. Aquí pasarás de contemplar la sabana más árida en Kruger, al verde de los bosques deTsitsikamma, las cascadas en la Ruta Panorama los humedales de Isimangaliso, pasando por las dunas gigantes de Koppie Allen, en De Hoop, a los acantilados y las playas vírgenes del Cabo de Buena Esperanza.
  • Los trayectos en coche no son un problema. Como madre de familia numerosa sé que cada niño es un mundo y que hay fases en que viajar en coche puede ser un infierno. Si estás justo en esa etapa, quizás este no sea el destino más adecuado, porque, entre safaris y trayectos de una zona a otra, pasaréis unas cuantas horas dentro del vehículo. Aun así, piénsalo bien porque todo cambia de golpe y la magia puede aparecer. Mi bebé que entonces tenía 19 meses lloraba mucho en carretera y, sin embargo, en Sudáfrica fue todo como la seda.

Cuando decidí que quería viajar a Sudáfrica en familia y empecé a investigar, me encontré varios problemas. El más importante es que parte de la información que hay en internet no está actualizada. Y ojo que, por increíble que parezca, esto incluye a organismos oficiales tan relevantes como el propio Ministerio de Asuntos Exteriores.

Otro handicap a la hora de organizar un viaje a Sudáfrica con niños es que no hay mucha información detallada en español, especialmente en cuanto a bebés se refiere. Esto no hace sino que te vuelvas a replantear si efectivamente no será una locura llevarte a una criatura de meses de aventura a este destino.

Para que no te pase como a mí y tengas a mano todos los datos que necesitas saber para preparar este viaje, aquí te dejo todo lo que considero imprescindible saber. Si echas algo en falta, no dudes en preguntarme abajo en comentarios o por privado. Y si estás pensando en viajar a Sudáfrica con niños, pero se te hace un poco de bola organizarlo todo, no tienes tiempo o directamente quieres que te lo den casi todo listo, echa un ojo a mi servicio personalizado de asesoría de viajes con niños.

Qué hace falta para viajar a Sudáfrica con niños

Sudafrica con ninos y con bebe es un viaje inolvidable
Ir de safari con niños en Sudáfrica es una experiencia inolvidable.

Muchas ganas de disfrutar, de ver animales de todo tipo, de sorprenderte con los contrastes de paisajes y de aprender de la diversidad cultural. Y aunque no es obligatorio, como ya dije antes, para mí un requisito es llevar un seguro de viaje.

Requisitos para entrar a Sudáfrica con niños

Los requisitos para entrar a Sudáfrica con niños son, sin duda, lo que más dudas despierta. Y no es de extrañar porque antes no lo ponían muy fácil. Sin embargo, desde noviembre de 2019, ya no te exigen llevar el certificado literal de nacimiento, o en su defecto el libro de familia, traducido. No obstante, este dato sigue sin actualizarse en la web del ministerio de Exteriores de España.

Yo también dudé mucho y por eso investigué todo lo posible e incluso me puse en contacto con la Embajada de Sudáfrica en Madrid y buceé bien en la web del Ministerio de Sudáfrica.

Para que no te quede ninguna duda, aquí tienes enlazado el comunicado oficial que anuncia que para entrar a Sudáfrica los menores extranjeros solo necesitan el pasaporte en vigor siempre que viajen acompañados tanto por sus dos progenitores como solo con uno.

Efectivamente, tras aterrizar solo nos pidieron los pasaportes de toda la familia en el control de entrada. Eso sí, tanto para adultos como para niños, asegúrate de que tenga una validez de mínimo 30 días desde el día que vayas a dejar el país.

En Sudáfica con un bebé en porteo visitando la reserva natural De Hoop
Si vas a viajar a Sudáfrica con bebé no te olvides llevar una mochila de porteo.

No se necesita visado, para viajar a Sudáfrica, a no ser que tu estancia se vaya a alargar más de 90 días. En cuanto al COVID, no te pedirán ni certificado de vacunación, tampoco test ni PCR y ni siquiera es imprescindible ya llevar mascarillas.

Salud: vacunas y malaria

El siguiente tema que más preocupa a los padres a la hora de ir a Sudáfrica con niños pequeños y con bebés es el tema salud.

Yo aquí te cuento mi experiencia personal, pero mi principal recomendación es que consultes siempre con el pediatra de tus hijos que es quien mejor conoce su estado de salud y las particularidades que pueda tener como alergias, intolerancias, enfermedades…

Y la siguiente es que pidas cita en una unidad especializada para informarte sobre vacunas y sobre la situación sanitaria actualizada de las zonas concretas que tenéis en mente visitar. Lo ideal es llames para pedir cita mínimo con dos meses de antelación a la fecha de salida para contarles dónde y cuándo vais a viajar y asegurarte que te atiendan en el momento adecuado.

En Berlin Falls en Sudáfrica con un bebé.
En Berlin Falls en Sudáfrica con un bebé.

En Madrid, yo siempre acudo a la Unidad del Niño Viajero que está en el Hospital público de la Paz, en la planta baja del hospital infantil. Puedes pedir cita en los teléfonos  91 727 72 01 y 91 727 16 44 en horario de 08:00 a 14:00 horas. El equipo de pediatría y enfermería son muy atentos, le harán una pequeña historia al peque y te darán todas las recomendaciones necesarias para viajar tranquilos. Llévate su cartilla de vacunación.

Busca en tu comunidad si existe una y si no dirígete a las Unidades del Viajero o a los servicios de Medicina y Salud Internacional.

Vacunas para ir a Sudáfrica

Actualmente, no se exige ninguna vacuna obligatoria para entrar a Sudáfrica.

No obstante, ten en cuenta que si antes has estado en algún destino donde haya fiebre amarilla, sí te pedirán el certificado de vacunación de la fiebre amarilla.

En mi caso, tanto a mis hijos de 5 y 3 años, como al bebé de 19 meses, les pusieron la vacuna de la hepatitis A como precaución. Esta vacuna consta de dos dosis, al segunda dosis hay que ponerla entre los seis y meses y el año tras la primera. A ninguno de los tres niños les dio ningún tipo de reacción. No tienes que pagar nada porque te pongan esta vacuna.

Subiendo con un  niño a Table Mountain en teleférico, en Ciudad del Cabo.
Subiendo a Table Mountain en teleférico, en Ciudad del Cabo.

Si tu peque tiene menos de un año, es posible que no le pongan la vacuna de la hepatitis A. En mi caso, íbamos a viajar a Sudáfrica por primera vez cuando el bebé tenía 7 meses (tuvimos que anularlo el mismo día del vuelo por la variante Omnicrom de la COVID) y entonces el médico decidió no ponérsela.

Malaria y niños en Sudáfrica

A nosotros, sí nos recetaron la profilaxis pediátrica para la malaria, ya que íbamos unos días a zona de riesgo bajo como es el parque nacional Kruger en la época de comienzo de lluvias (octubre). A los adultos también nos recetaron la profilaxis aduciendo que si nosotros la contraíamos, nos iba a ser complicado atender a los niños.

Ahora bien, esto es siempre una recomendación médica que tú decides si sigues o no. Mi consejo, por supuesto, es hacer caso a los profesionales sanitarios. Ellos consultarán los mapas actualizados de la malaria para ver si en tu ruta vas a estar o no en una zona de riesgo. Y ellos te indicarán cómo y cuándo tomarla.

Mi consejo es que no les des la pastilla a tragar por ejemplo con leche porque al mojarse se deshace enseguida, tiene un sabor muy desagradable y ya no conseguirás que se la tomen más. Lo que mejor nos funcionó fue dársela, muy rápido, dentro de una cucharada de yogur. Como decía, si la dejas mucho tiempo suelta todo el sabor. En este caso, no les provocó efectos secundarios, pero obviamente cada caso será diferente.

viajar a sudafrica con bebé es posible
Para evitar las picaduras, lleva ropa de manga larga, colores claros y de tejidos finos para evitar el calor.

Ten en cuenta que dependiendo de la época en la que viajes, este riesgo será más o menos elevado. La enfermedad de la malaria se contrae a través de la picadura de los mosquitos por lo que el mejor modo de evitar contagiarte es prevenir las picaduras de los mosquitos.

Para eso las recomendaciones son:

Evitar estar al aire libre al amanecer y al atardecer que es cuando los mosquitos están más activos.

-LLevar ropa de manga larga que cubra la pie y, a ser posible, de colores claros o blanca.

-A tope de repelente de mosquitos con un DEET alto. Ojo aplica primero el protector solar y luego el repelente. A partir de los 12 meses ya puedes aplicarle repelente, antes te recomiendan pulverizar un pocos sobre su ropa antes de ponérsela y usar mosquiteras. Por ejemplo, Goibi tiene un repelente Xtreme Forte para zonas de malaria a partir de los 2 años.

-Mi recomendación es que no te agobies y uses el sentido común. Yo llevé una mosquitera desde España que solo usé en Kruger para cubrir su cuna mientras dormía. En mi caso, en el mes de octubre no vi mosquitos y, de los cinco, solo mi hija tuvo una única picadura.

paseando entre cebras en Sudáfrica con niños
Paseando entre cebras en el hotel De Hoop Collection, una reserva libre de malaria.

De todos modos, si vas a Sudáfrica con un bebé muy pequeño y no quieres corres riesgos, hay muchas opciones fuera de Kruger. Algunas zonas libres de malaria donde puedes hacer safaris por libre con un bebé en tu propio coche son, por ejemplo: el Parque Nacional de Pilanesberg, a menos de tres horas de Johanesburgo, donde es posible ver a los Big Five, el parque nacional de Addo donde además de muchísimos elefantes, también hay leones o la reserva natural De Hoop donde pasear entre herbívoros y ver ballenas.

Consejos para ir de safari con niños en Sudáfrica

Después de haber hecho safaris por libre durante mi viaje a Namibia y Botswana, una de mis preocupaciones era si a mis hijos les iba a dar miedo la excesiva cercanía, por ejemplo, de un elefante, si iban a aguantar las horas de coche o cómo iban a reaccionar ante una posible situación de peligro.

En Kruger con un bebé viendo un elefante desde el coche
Ir de safari a Sudáfrica con bebé sí es posible.

Tras volver y pasar muchos días haciendo safaris con niños en nuestro propio coche en lugares como Kruger, Hlane (Esuatini), Santa Lucía, Addo o De Hoop, puedo decir que fue un éxito. Te cuento algunas cosas que te vendrá bien saber:

Los menores de 6 años no pueden ir en los safaris guiados que organizan los parques. Yo sí recomiendo apuntarte al menos uno de estos safaris, que allí se llaman game drive, porque es el único modo de poder salir de los campamentos antes del amanecer y después del atardecer, cuando las puertas están cerradas para los vehículos particulares. Cuestan en torno a 23€, duran unas 3 horas, vas en un pequeño camión abierto y se reservan en el propio campamento o por anticipado en la web correspondiente de Sanspark.

En nuestro caso nos turnamos, uno de los adultos se iba al safari y el otro se quedaba en el alojamiento con los niños. El resto del tiempo, podéis ir de safari con los niños en vuestro propio coche. De este modo, mis hijos vieron prácticamente los mismos animales que nosotros, incluso leones y guepardos. Obviamente, los avistamientos dependen de la suerte, recuerda que no es un zoo.

Si tu hijo ya tiene 6 años, aun así, te recomiendo que valores si merece la pena que vaya o no en uno de estos game drives. ¿Por qué? Se sale o se llega de noche y ,al ser camiones abiertos suele, hacer bastante frío. Que no haya ventanas implica también que hay que guardar silencio para no espantar a los animales y que puede darse alguna situación de riesgo y peligro real. Por ejemplo, yo vi dos leones machos a menos de un metro del camión y si hubiera estado ahí mi hijo de 6 años sinceramente no sé cómo hubiera reaccionado. Además, puede resultarles largo y aburrido. Tú que conoces bien a tu hijo sabrás si puede ir o no.

Guepardos en el parque nacional de Kruger.
Guepardos en el parque nacional de Kruger.

Hazte siempre con una guía del parque que te indique bien las carreteras, las pistas, las distancia de uno a otro punto y los sitios de descanso donde puedes parar y bajar del coche. Lo ideal es que planifiques un poco la ruta para que el safari no se haga excesivamente largo.

Tachar animales de la lista es el mejor aliado. En Kruger te venden una guía que recomiendo muchísimo, no solo por el mapa que decía antes, y por toda la info que da, sino porque trae un montón de hojas con los animales para que podáis marcar los avistamientos. No te olvides de llevar un lápiz.

En el Parque Nacional de Addo, pide el mapa que incluye un juego para ir ganando puntos en función de los animales avistados. Fue muy divertido hacerlo en familia y los niños se motivaron un montón.

-Un buen regalo antes de ir son unos prismáticos, pero unos prismáticos como estos con los que el peque vea de lejos de verdad. Los nuestros eran casi de juguete, apenas aumentaban y el mayor acababa pidiendo los nuestros. Otra gran idea es una cámara de fotos infantil que les encantará usar durante los safaris igual que harás tú con la tuya. Con ambas cosas, irán muy entretenidos.

-Recuerda que no te puedes bajar del coche, los animales salvajes se esconden muy bien. Como dije antes hay zonas habilitadas para hacerlo. Eso quiere decir que lleves agua y comida para picotear, pero también que lleves a los niños al baño justo antes de montarles en el coche...

Kruger con niños es posible como muestra la foto de estos dos hermanos viendo una gacela
Mis hijos pequeños viendo una gacela en una de las áreas de descanso de Kruger.

-Echa cuentas para ver si te compensa comprar la tarjeta Wild Card Familiar para ahorrar dinero porque los niños con dos años ya pagan tasa de entrada en los parques nacionales. Hasta los 11 años se les cobra la tasa infantil reducida y, a partir de los 12 años, ya se les considera adulto. Aquí te dejo un artículo completo dedicado a la Wild Card donde te explico cómo funciona este pase anual para los parques nacionales de Sans Park y muchas reservas.

Planes para niños en Sudáfrica

A priori, los mismos que para los adultos, salvo excepciones donde no sea segura la presencia infantil o donde se prohíba explícitamente. Aquí te dejo un listado de algunas de las cosas que más les gustaron a mis hijos por si te sirven de guía, además, por supuesto, de ir de safari buscando animales sin parar.

ver pinguinos es uno de los mejores planes si vas a Sudáfrica con niños.
  • ‘Jugar’ con los pingüinos en la playa de Boulder’s Beach y verlos primero en Stony Point. Por favor, explícales que hay que respetarlos y mantener las distancias.
  • Ver ballenas muy cerca durante la excursión en barco en Hermanus. Si como me pasó a mí, tú también tienes dudas sobre si admiten bebés en estas salidas para avistar cetáceos, habitualmente sí siempre que sea un barco más o menos grande. Por seguridad, no suelen permitir ir con niños en las zodiacs o en veleros con barandillas abiertas. De todos modos, con suerte, también puedes verla simplemente caminando por los senderos de la costa. La temporada de ballenas va de junio a noviembre.
  • Caminar entre monos en Monkey Land, un santuario de monos multiespecie en Plettenberg Bay donde dan una nueva oportunidad a animales que vivían en cautividad en zoos, residencias privadas e incluso laboratorios. Hay un ejemplar de gibón y muchos lemures que hacen las delicias de los niños. La visita se hace acompañado de un guía.
  • Ver hipopótamos en Santa Lucía navegando en barco por el estuario de Isimangaliso Wetland Park. Además vimos un montón de aves diferentes y cocodrilos.
  • Coronar la montaña mesa en Ciudad del Cabo. Subir en el teleférico a Table Mountain lo hice sola con el mayor de 5 años y disfrutó muchísimo.
Jugando en los charcos de la playa de Mission Rock, en Isimangaliso Wetland Park.
  • Jugar en las playas, que no bañarse. Las que más les gustaron fueron la de Camps Bay, en Ciudad del Cabo, Mission Rock, en Isimangaliso, Platboom Beach en Cabo de Buena Esperanza y la de Muizenberg por sus casitas de colores. Presta atención a los carteles de seguridad porque en algunas hay tiburones.
  • Montar en un auténtico coche de safari por la reserva natural De Hoop. Aquí fue el único lugar donde los niños sí pudieron hacer un game drive y subirse a uno de los clásicos camiones de safari abiertos. Les encantó la experiencia, se lo pasaron genial y disfrutaron también de tomarse el aperitivo que incluían corriendo por la pradera con las avestruces y las cebras a lo lejos. En esta reserva no hay animales peligrosos así que es posible caminar e ir en bici.
Un niño en Sudáfrica cruzando los puentes colgantes de Tsitsikamma
Puentes colgantes de Tsitiskamma.
  • Cruzar los puentes colgantes en Tsitsikamma. El comienzo de la ruta de senderismo Mouth Trail por la costa hasta los puentes es muy sencilla y perfecta para los niños. Eso sí, lleva calzado adecuado porque se hace por unas pasarelas de madera que resbalan.

Dónde dormir en Sudáfrica con niños

Si estás buscando alojamiento para el viaje, te recomiendo que leas este artículo de hoteles en Sudáfrica. Pero aquí te dejo aquellos que más nos gustaron para dormir con niños:

  • Ndvolu Camp. Nuestro hotel favorito del viaje, aunque no vayas con niños, es este en el país vecino de Esuatini, antigua Swazilandia. Dormirás dentro del parque nacional de Hlane donde hay una charca donde van a beber los rinocerontes, entre otros muchos animales. Solo por verlos a tres metros de distancia ya merece la pena alojarse ahí.
una niña frente a un rinoceronte en Hlane, Esuatini
La pequeña exploradora saludando a un rinoceronte en el campamento.

La experiencia sea hace aún más especial por la noche cuando el campamento se ilumina con faroles, ya que no hay luz eléctrica. Toda una aventura para los peques. Ah y aquí también puedes ir de safari con ellos en vuestro propio coche de alquiler.

  • AfriCamps at White Elefant Esta opción de glamping dentro de la reserva de Pongola fue perfecta para una jornada descanso con los peques. Una tienda de campaña gigante con salón con cocina, dos habitaciones, baño, porche con barbacoa y un hot tub para bañarse mientras ves pasar antílopes, monos e incluso jirafas. Además, tienen una piscina comunitaria preciosa y organizan actividades como safaris y paseos en barco.
hoteles en sudafrica con niños: AfriCamps White Elefant en Pongola
  • De Hoop Collection Duerme dentro de la reserva natural De Hoop en una casa de campo bucólica a más no poder donde los peques pueden salir a jugar fuera mientras pasan cebras, avestruces y elands. Tienen dos piscinas exteriores y hacen safaris en los que sí pueden ir los niños. Coge el coche para llevarlos a jugar en las dunas gigantes de la playa donde, con suerte, podéis ver ballenas desde la orilla o leones marinos descansando en la arena.
  • Blue Mountain Farmhouse. Aunque la casa donde nos alojamos era un poco vieja, nos gustó por el precio muy económico, por todo el espacio exterior que teníamos solo para nosotros, porque las ovejas venían a saludarnos, ya que era una granja, por la cama elástica y por la pequeña piscina (un poco descuidada eso sí) donde refrescarse.

Aún así, yo te recomiendo que pruebes el intercambio de casas porque es una opción genial para ahorrar muchísimo dinero y perfecta para viajar con niños. En Sudáfrica hicimos 12 noches en casas de intercambio, en un par de ellas vivían peques así que tuvimos juguetes, cunas y hasta una piscina con cama elástica en el jardín.

¿Sabes cómo funciona el intercambio de casas?
Si nunca has oído hablar de esta fórmula de alojamiento cooperativo que te permite viajar por todo el mundo alojándote en casas particulares mientras tú dejas la tuya, te invito a leer este artículo muy completo donde te explico cómo funciona el intercambio de casas.

Yo siempre uso la plataforma HomeExchange en la que por solo una suscripción anual de 149 €, lo que en muchos casos te costaría una noche de hotel, puedes hacer todos los intercambios recíprocos que quieras o todos los que te permitan tus guestpoints.
Durante este 2023, aprovecha el 20% de descuento en la suscripción por ser lector de este blog con el código DEILUSIONARECUERDO23

Preguntas y consejos sobre ir a Sudáfrica con niños

¿Es fácil encontrar pañales?

Si vas a ir a Sudáfrica con bebe, relájate porque allí vas a encontrar pañales, toallitas, potitos y todo lo que necesite tu bebé en cualquier supermercado sin ningún problema.

-¿Y la comida?

La comida no será ningún problema porque hay opciones ‘occidentales’ por todas partes, lo difícil allí es encontrar platos de la gastronomía sudafricana. De todos modos, he redactado un artículo muy completo sobre dónde comer en Sudáfrica con niños en el que hay un montón de restaurantes geniales para ellos. Eso sí, prepárate para comer carne.

-¿Llevar o no llevar carrito?

Sinceramente, el carro lo vas a utilizar más bien poco porque gran parte del tiempo irás en coche, sobre todo en los safaris, y el resto del tiempo es probable que no sea cómodo usarlo como en las playas o en las rutas de senderismo. En nuestro caso usamos mucho la mochila de porteo, llevamos siempre dos, y nuestro carro de viaje plegable el GB Pockit All terrain que cabe dejando del asiento del avión y que nos vino muy bien los días que estuvimos en Ciudad del Cabo.

atlas del mundo infantil

– A la hora de preparar el viaje e implicar a los niños en los preparativos, usamos muchísimo el Atlas del Mundo. Edición Púrpura de la editorial Maeva donde aprendieron un montón de cosas sobre el país como cuál es su bandera, qué se come, dónde se ubica, qué animales viven… Ojo que te vale para cualquier viaje porque trae 66 países. ¡Un imprescindible para las familias viajeras! También fuimos a la biblioteca para leer varios cuentos sobre el continente y los animales de los safaris.

-Como explico en esta guía para viajar a Sudáfrica, hay cortes de luz muy a menudo, por lo que te recomiendo que lleves alguna pequeña linterna o un frontal para que los niños puedan usarlo y se sientan más seguros. Explícales antes de ir que quizás alguna vez os quedéis a oscuras.

*¿Tienes más preguntas o dudas? Déjamelas aquí abajo en comentarios. ¿Sabes que puedo organizarte tu viaje a Sudáfrica en familia para que tú solo tengas que disfrutar? Echa un ojo a mi servicio de asesoría personalizada.

Sigue leyendo sobre Sudáfrica:
Viajar a Sudáfrica:guía práctica
Hoteles en Sudáfrica
Qué ver en Ciudad del Cabo
Guía para visitar Table Mountain
Las mejores excursiones desde Ciudad del Cabo
Visitar el Cabo de Buena Esperanza
Qué ver en la Ruta Panorama
Wild Card ¿merece la pena?
Sudáfrica con niños
10 restaurantes en Sudáfrica para ir con niños
Guía para viajar a Esuatini
Hlane National Park
Hermanus, el paraíso de las ballenas

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies