Suiza con niños: Guía 2024 con planes para toda la familia y consejos

Después de haber estados dos veces en familia, una con un solo bebé y otra después con mis tres hijos, te aseguro que viajar a Suiza con niños es una grandísima idea.

Este pequeño país piensa en las criaturas y eso se nota porque vas a encontrar parques infantiles prácticamente en cada cima, rutas de senderismo tematizadas, visitas a lugares de interés adaptadas para ellos y lo mejor: una naturaleza brutal donde podrán jugar sin parar desfogándose y haciendo que todos disfrutéis de este viaje a Suiza en familia.

 

viajar por Suiza con niños en tren

Moverse por Suiza con niños es muy fácil. La red de carreteras es muy buena, pero aún lo es mejor su sistema de transporte público donde el rey es el tren.

Las dos veces que he ido con los peques he usado Swiss Travel Pass, un pase que te permite coger trenes (incluso los panorámicos como el famoso Glaciar Express) buses, tranvías y ¡hasta barcos! Además tiene hasta el 50% de descuento en teleféricos, funiculares y excursiones de montaña. Para sumar más ventajas, incluye la entrada a 500 museos.

Moverse por Suiza con niños en tren es una gran idea por varias razones:

Hasta los 6 años no tienen que pagar nada por usar el transporte público en Suiza.

De 6 a 16 años también viajan gratis, siempre y cuando hayáis sacado la Swiss Family Card o el adulto que lo acompañe tenga una Swiss Travel Pass.

-Hay trenes con vagones infantiles que tienen  habilitadas zonas de juego hasta con toboganes. Esto facilita muchísimo los traslados porque entre pasárselo pirata en estos parques con ruedas e ir mirando por la ventana, los trayectos se pasarán volando

vagón infantil en Suiza

-Si vas con bebés, es una gran ventaja poder llevarlo en brazos para calmarlo si es necesario, pasearlo por el vagón o incluso darle de comer por el camino. En el coche todo esto es imposible, tienes que parar perdiendo mucho tiempo.

-Permite a los niños levantarse si son de los que necesitan movimiento, como ir pintando, leyendo o haciendo cualquier actividad en las mesas.

Planes que hacer en Suiza con niños

Presta atención que aquí va una lista muy larga de propuestas para hacer en Suiza con niños. Vas a encontrar un poco de todo, desde rutas, a parques, museos, castillos, pero sobre todo muchos planes con niños en Suiza al aire libre porque como la naturaleza es la protagonista.

Este país no es muy grande y está muy bien conectado por un estupendo sistema ferroviario, así que seguramente si vas a viajar a Suiza con niños te animes a visitar más de una zona. Por eso, te dejo ideas para hacer en diferentes cantones (¿sabiás que Suiza está dividida en 26 cantones?).

Antes de meterte de lleno en el listado de planes que hacer en Suiza con niños, te dejo un artículo con un montón de información práctica para organizar tu viaje por libre a Suiza  que te vendrá fenomenal para despejar dudas. Aún así, si no tienes tiempo de ponerte a organizar la ruta, buscar vuelos, hoteles y todo lo demás, yo puedo ayudarte desde mi servicio de asesoría viajera especializada en familias. 

Conocer el pueblo de Heidi

casa de Heidi en Heididorf, el mejor plan en Suiza con niños

He aquí un plan que puede que guste más a algunos padres que a las criaturas… Tanto yo (fan absoluta de estos dibujos animados) como mis hijos disfrutamos muchísimo visitando Maienfeld, cerca de Zúrich, al norte del país. Este fue el pueblo en el que la escritora Johanna Spyri se inspiró para escribir la novela que, más tarde, daría lugar a los dibujos de Heidi, así como a un montón de películas.

Pero más allá de pasear por este pueblo de postal, que sí merece la pena, lo que más les gustará a las criaturas será visitar Heididorf, la recreación de la aldea donde vívía la pequeña Heidi. Todo está hecho con mucho mimo, desde la casa de invierno donde la niña bajaba a vivir con el abuelo, a la escuela, la fuente y, por supuesto, la joya de la corona: la cabaña de madera de la montaña.

una niña simulando ordeñar una vaca en el pueblo de Heidi en Suiza

Puedes visitarlo por libre, pero recuerda que para entrar en las casitas necesitas pagar entrada. Otra opción es ir reservar esta excursión a Heididorf desde Zúrich. Y sinceramente sí merece la pena entrar en las casitas porque están montadas con todo lujo de detalles y los peques pueden tocarlo todo y jugar. ¿Imaginas poder tumbarte en la cama de heno de Heidi?

casita de Heidi en Suiza
Info práctica para visitar Heididorf:
  • Ubicación
  • Precios: Adultos 13,90 CHF /De 5 a 14 años 5,90CHF /Niños hasta 4 años gratis.
  • Horarios: A diario de 10:00 a 17:00 horas desde el 15 de marzo al 3 de noviembre de 2024. Consulta aperturas fuera de esas fechas en la web oficial
  • Más info

Kreuzboden Adventure Land

Kreuzboden parque infantil en Suiza

Al sur del país, en el valle de Saas-Fee, está Kreuzboden, una joya que debes conocer si vas a Suiza con niños. Por un lado, tiene un  parque infantil reformado en 2022 con una estructura de madera con toboganes, torres, una pasarela de red, rocodrómo, tirolina y una mini casita de madera. Pero por si fuera poco en Kreuzboden también hay una cama elástica (en la foto) y un circuito de agua para jugar.

NIño saltando en una cama elástica en el parque de Kreuzboden en Suiza

Existe también un reciento cerrado con cabritas que pueden cepillar y alimentar. Personalmente esto es lo que menos me gustó, prefiero los animales en libertad, incluso mi hijo mayor después reflexionó sobre esto.

un nino en Suiza acariciando a una cabrita

Sigue con un lago donde bañarse, que además se puede cruzar en montado en una estructura de madera, e incluso un circuito de relax y bienestar con hamacas donde hacer yoga al aire libre.

Espera que aún quedan cosas por hacer aquí. Si vas con niños un poco más mayores, puedes alquilar bicis de montaña (protecciones incluidas) y descender por una pista de tierra con un montón de rampas.  Además hay un tipi indio de madera para inventarse mil y una historias. Ah y no te olvides de tomarte un helado disfrutando de las vistas.

Para llegar hasta aquí tienes que tomar el teleférico en el pueblo de Saas-Grund.

El parque más espectacular para ir en Suiza con niños

parque wollie en sunnega, Zermatt Suiza

Siguiendo con los mejores parques de Suiza para ir con niños, aquí llega para mí el más espectacular de todos (por ahora) no solo por las instalaciones, sino también por el enclave. Y es que columpiarte viendo de frente la mítica montaña de Matterhorn (Cervino) es todo un privilegio.

Esta locura de parque se llama Wooli Park y está en Sunnega, justo al lado de donde te deja el funicular subterráneo que sube desde Zermatt. Vayas o no con niños, este lugar es imprescindible.

plataforma para cluzar el lago Leisee con niños en Zermatt Suiza

Allí encontraréis un parque infantil, un circuito de agua para que los peques experimenten y se mojen, así como zona de picnic con barbacoa (te ponen hasta la leña). Además,  hay un lago donde en verano puedes bañarte. También encontrarás otra cosa típica que es una plataforma de madera con una cuerda en la que puedes cruzar de una orilla a otra.

Nos gustó tanto este parque que fuimos dos veces. Allí en Sunnega, empiezan o terminan distintas rutas de senderismo como la de las marmotas o la que baja hasta Zermatt. Hicimos las dos con los peques y fueron dos éxitos.

Antes de preparar tu estancia en Interlaken, recuerda contratar un seguro de viaje para Suiza. En este país, la tarjeta sanitaria Europea no te cubre el 100%, porque la sanidad es de copago. Te recomiendo incluir la cancelación, este es un destino muy caro como para perder reservas. Aprovecha que por ser lector de este blog tienes el  5% de descuento en HeyMondo más un 15% extra si viajas en familia.

Ver marmotas en libertad

Una niña en Suiza junto a una marmota en Spielboden

Otro de los incentivos para visitar Suiza con niños es poder avistar animales en libertad. Y una de las especies más icónicas del país, que además a los peques les encantan, son las marmotas. Puedes encontrarlas en plena montaña mientras haces cualquier trekking, pero aquí te dejo dos rutas infantiles pensadas específicamente para ver marmotas.

Donde más éxito tuvimos fue en Spielboden, a casi 2.500 metros de altura, donde se llega en escasos 15 minutos en teleférico desde Saas-Fee. Allí tienes un sendero de marmotas circular que pasa entre las madrigueras donde podrás ver asomándose o corriendo. Vimos muchísimas pero eso sí manteniendo silencio y esperando un ratito sentados cerca de las madrigueras. Es corto y sencillo, con algo de desnivel eso sí, así que con los más pequeños lo harás sin problema.

sendero de las marmotas en Zermatt

Otra ruta tematizada en torno a las marmotas la hicimos en Zermatt, aunque aquí no tuvimos tanta suerte, aún así el entorno y las vistas al Matterhorn de fondo merecen mucho la pena. Este sendero de las marmotas comienza en Blauherd y termina en Sunnega, de ese modo lo haces de bajada. Son 3,8 kilómetros, sencillos pero con piedras sueltas y alguna posible caída, que te llevarán en torno a 1:15 horas. No te olvides la mochila de porteo si vas con un bebé. Aquí además hay esculturas de madera tanto de marmotas como de otros animales que habitan allí.

Por favor, no alimenteis a las marmotas ya que esto interfiere en su dieta y su salud, además de que hace que se acostumbren a no buscar su propia comida. ¿Qué pasaría con ellas si dejara de haber turistas dándoles alimentos?

Descuento en tu eSIM para Suiza
¿Sabías que en Suiza solo Vodafone tiene roaming gratuito? Si quieres tener conexión a Internet y datos ilimitados en tu movil, aprovecha el 5% de descuento en HolaFly con el código: DEILUSIONARECUERDO.

5 planes en Grachen, el pueblo de los cuentos

Como vas viendo, planes para hacer en Suiza con niños hay por todas partes, pero curiosamente en Grachen, al sur, se concentran un montón de propuestas infantiles.  Así pues, si tienes tiempo, no dejes de poner este destino en tu ruta por Suiza en familia que te cuento todo lo que puedes hacer.

-Teleférico de los cuentos:

A Grachen se le conoce como el pueblo de los cuentos, un sobrenombre merecido por tener el teleférico de los cuentos. Las cabinas del teleférico que asciende a la estación de Hannigalp están decoradas con personajes de cuentos de los hermannos Grimm y mientras subes vas escuhando la narración de distintos cuentos (eso sí, en alemán).

Sisu Family Park en Grachen, uno de los pueblos imprescindible si vas a Suiza con niños

-SiSu Family Park

Una vez en la cima de Hannigalp, los peques tienen diversión asegurada en SiSu Family park, una zona de juegos que lleva el nombre de la mascota de Grachen que es un pájaro. Allí hay un parque infantil super chulo, pensado sobre todo para los más peques, pero también una zona para deslizarse en un neumático hinchable. En verano, todo esto son pistas de esquí.

Si tuvieras la mala suerte de que esstuviera lloviendo, solo tienes que entrar al restaurante que hay junto a la estació del teleférico y bajar a la planta baja donde te espera Wolkenland, un parque infantil cubierto gratuito.

Y espera que en la entrada de ese mismo restaurante encontrarás bicis y cascos gratis para que los más pequeños se diviertan en el mini circuito que hay al lado.

cabaña en Grachen que forma parte de una ruta de senderismo para niños en Suiza

-Ruta de senderismo de juegos

Pásate por la oficina de turismo de Grachen y pide la mochila para hacer la ruta  Spieleweg by Ravensburger. Bueno en realidad no la pides, pagas una fianza que te devuelven después. Dentro encontrarás todo lo necesario para seguir esta ruta tematizada con juegos de mesa y retos que tendrás que ir resolviendo por el camino. Si conseguís hacerlo todo bien, al terminar a los peques les regalan un juego.

La ruta es muy bonita, cruza el pueblo de Grachen para que puedas admirar sus casas de madera típicas, atraviesa un bosque, pasa bajo el teleférico y  bordea el bucólico lago de Grachen.

una niña en Suiza en un circuito de kneipp
Circuito de kneipp

Después de la caminata, nada mejor para descansar y después reactivar la circulación que hacer un circuito de terapia natural kneipp que consiste en caminar descalzo por la naturaleza pasando por pequeños riachulos y pozas de agua fría, así como por guijarros y terminar aplicando chorros de agua en el cuerpo.

suiza con niños: visita parques como este de Grachen
Robi’s Forest Play Park

Grachen aún nos tenía guardada otra sorpresa más, un parque infantil en medio de un bosque era una auténtica locura. Tenía pasadizos, toboganes, areneros, tiovivos, tipis, tiendas de campaña, todo lo que imagines y más. Aprovecha el pequeño bar para tomarte algo mientras los niños juegan.

Además tiene una zona de pago para hacer un circuito por los árboles con puentes y tirolinas. 

La ruta de senderismo Wolli Wonderland

que hacer en zermatt con niños

No vale poner como excusa para no viajar a Suiza con niños que a tu hijo no le gusta lo de caminar. Allí le va a gustar, te lo aseguro. Y es que hay un montón de trekkings pensados para los más pequeños, sencillos, divertidos y con un montón de alicientes para que los completen sin quejarse. Ya has visto un ejemplo con el de Grachen y aquí va otro que nos encantó: la ruta infantil Wolli Wonderland en Zermatt

que hacer en zermatt con niños

Tendrás que ir a la oficina de turismo de Zermatt para comprar por 25 francos la caja con todas las herramientas necesarias para completar esta ruta donde el objetivo es ayudar a la oveja Wolli (la mascota de Zermatt) a encontrar a su amigo el gato.

Puedes hacerla sin la caja pero los peques se quedarán sin poder hacer muchas de las propuestas de las 17 estaciones donde hay que ir parando, así que para evitar decepciones gástate los 25 francos. Ah y no olvides llevarte el móvil con conexión a internet y google translate listo para entender cómo completar los retos.

La ruta de la vaca Liselotte

Otra ruta infantil tematizada que no puedes dejar de hacer si vas a Suiza con niños es la de la Vaca Liselotte en Männlichen, cerca de Lauterbrunnen. Desde este pueblo, has de coger el tren a Wengen y allí el teleférico que te sube a Männlichen donde comienza la aventura ya solo viendo una vaca gigante de madera junto a un parque infantil. Recuerda pedir el folleto de la ruta en la estación del teleférico.

Os esperan 3,5 kilómetros de bajada super amenos con hasta 13 estaciones donde los peques tienen que ir consiguiendo desafíos como hacer sonar un cuerno alpino, ordeñar vacas, saltar… La ruta termina en la estación de Holenstein donde si han completado todos los retos se llevarán un pequeño obsequio.

La búsqueda del tesoro en Nendaz y mucho más

ruta infantil de búsqueda del tesoro en Nendaz Suiza

Aquí tienes otra actividad gratis para hacer en Suiza con niños que vas a encontrar en muchísimos lugares: la búsqueda del tesoro. En muchas oficinas de turismo suelen tener un gran baul con un candado. Para abrir este tesoro y ganar la recompensa, los peques deberán completar una ruta de senderismo durante la que a base de juegos irán descubriendo la combinación secreta que abre el candado.

En Nendaz, cerca de Sion, en el cantón de Valais, hicimos una de estas rutas que te lleva por un sendero circular que parte de la estación del teleférico de Tracouet y termina en el lago del mismo nombre. Por si esta búsqueda del tesoro, durante la que además van aprendiendo un montón de cosas,  fuera poco, aquí el plan se completó con jugar en el parque que había nada más bajar del teleférico con cama elástica incluida y coger fuerzas con una fondue. ¿Qué niño no se va a animar a caminar así?

rocódromo en Nendaz, Suiza

Pero además Nendaz tiene un rocódromo y otro parque infantil muy chulo, junto a un mini riachuelo, donde tuvimos que parar a jugar otro rato largo. Al lado, tenían montandos castillos hinchables y circuitos de cuerdas, pero estos sí eran de pago.

¿Sabes cómo funciona el intercambio de casas?

Si nunca has oído hablar del alojamiento cooperativo que te permite viajar por todo el mundo alojándote en casas particulares mientras tú dejas la tuya, te invito a leer este artículo donde te explicoen detalle cómo funciona el intercambio de casas.

Yo siempre uso la plataforma HomeExchange en la que por solo una suscripción anual de 160 € (lo que en muchos casos te costaría una noche de hotel) puedes hacer todos los intercambios recíprocos que quieras o todos los que te permitan tus guestpoints.

Durante este 2024, aprovecha el 20% de descuento en la suscripción por ser lector de este blog con el código DEILUSIONARECUERDO24

Deslizarse por un tobogán alpino

Hay muchos por todo el país, así que busca en la zona por la que estés que seguro encuentras uno, allí se llaman rodelbahn. Deslizarte por esos toboganes metálicos subido a una especie de trineo con un sistema manual de freno para regular la velocidad es de lo más divertido. Si a la adrenalina que descargas le sumas los enclaves naturales donde suelen estar, este plan con niños en Suiza es garantía de éxito. Según la edad, los niños tendrán que subirse acompañados de un adulto.

Nosotros probamos el tobogán alpino de Feeblitz en Saas-Fee y nos gustó mucho, aunque no es de los más famosos. El trayecto cuesta 7 francos por adulto y 5 francos por niño (hasta los 16) Normalmente merece la pena coger bonos.

Tobogán alpino en Sass-Fe, Suiza

Apunta otros dos toboganes alpinos para tu viaje por Suiza en familia que dicen son de los mejores. El más famoso es también el más largo del país, se llama Fräkigaudi y tiene más de un kilómetro de largo e incluso túneles y saltos. Está junto al monte Pilatus, cerca de Lucerna, en la estación de Fräkmüntegg. Otro que tenemos ganas de probar es el que está en lago Oeschinense cerca de Spiez, en los alrededores de Interlaken.

Conquistar castillos, un planazo con niños en Suiza

madre con tren niños visitando el castillo de Chillon en Suiza

Otro planazo para hacer en Suiza con niños es visitar sus castillos medievales donde los peques podrán jugar a ser damas y caballeros, a perseguir dragones o a lo que se les ocurra.

El castillo de Chillon es uno de los más espectaculares por su llamativa ubicación sobre el agua en el Lago Leman. Para que tus hijos disfruten aún más de la visita, te recomiendo que pidas en la entrada el folleto infantil que propone una visita guiada siguiendo la ruta del mapa durante la que las criaturas deben ir cumpliendo pequeña misiones.

niños con el folleto infantil del castillo de chillon

Otra fortaleza que cuenta con un folleto para hacer más entretenida la visita en familia es el castillo de Gruyeres, uno de los pueblos más bonitos de Suiza que merece muchísimo la pena. En esta ocasión, hay que ir encontrando distintos animales en las diferentes estancias. ¿Quién será el primero en encontrarlos todos?

El castillo de Thun también ha pensado en los niños con otra propuesta guiada pra visitarlo. Además, les anima a llegar al torreón para convertise en caballeros con su escudo, su espada y su casco.

Muy cerca está el castillo de Oberhofen que también es perfecto si viajas a Suiza con niños porque tiene un programa de eventos que incluye domingos de disfraces y visitas guiadas para familias. Echa un vistazo aquí al calendario de este 2024.

Castillo de Oberhofen cerca de Interlaken
Muy diferente es la visita a los restos de castillo de Sion, en el cantón del Valais, del que queda muy poco en pie. Aún así, la subida a lo alto de la colina ya es una  reto divertido para los más aventureros que, una vez arriba, podrán explorar e imaginar cómo sería todo en la antigüedad.

Gozar con el chocolate en Maison Cailler

museo interactivo de chocolate, Maison Cailler en Suiza

Amantes del chocolate bienvenidos a uno de los países donde más lo veneran y donde hacen auténticas maravillas con él. Un buen lugar para descubrir esto es Maison Cailler, un divertido museo donde conocer la historia del cacao, desde de dónde viene y cómo llegó, hasta cómo se convierte en ese dulce que tanto nos encanta. El recorrido interactivo va pasando por distintas salas muy originales que a los peques les encantaron, sin olvidarse de la cata de chocolate y bombones del final.

La visita a este histórico museo de Broc, cerca de Gruyeres, está incluida en el Swiss Travel Pass. Si no lo tienes tendrás que pagar 17 francos por adulto y 7 francos para los niños de 6 a 15 años. Hasta los 5 años no pagan. Te recomiendo ir con tiempo porque hay bastante gente y la visita se hace con una hora asignada. Si te toca esperar, hay un pequeño parque infantil fuera.

Más chocolate en Lindt

museo Lindt del chocolate en Suiza

Si aún no has saciado tu lado más goloso, puedes seguir disfrutando del chocolate en el museo que Lindt tiene en Kilchberg, muy cerca de Zúrich. Te espera otra experiencia ideal para disfrutar con niños en Suiza, ¡y con adultos!

Aquí además los peques alucinarán con la fuente de chocolate de nueve metros de altura que es la insignia del museo. Hay una auidoguía especial para los niños que les hará la visita aún más amena.

Esta vez la entrada no está incluida en el Swiss Travel Pass, así que tendrás que pagar los 16 francos que cuesta, 10 de 8  15 años. Aquí la entrada es gratis para peques de hasta 7 años. Te recomiendo reservar la entrada la museo de Lindt con suficiente antelación porque hay mucha demanda.

Jugar a ser deportistas en el Museo Olímpico

planes en Suiza con niños: visitar el museo olímpico de Lausana

Otra propuesta para divertirse y aprender en Suiza con niños es visitar el Museo Olímpico de Lausane, a orillas del lago Leman. Ya antes de entrar les llamarán la atención las esculturas y algunas propuestas para hacer deporte como la pista de atletismo o el lanzamiento de peso. Ah, no tiene nada que ver pero, justo antes de entrar, a la derecha, hay un pequeño hotel de insectos que a los peques les encanta.

Dentro, haréis un recorrido por la historia de las Olimpiadas, desde sus orígenes, a las diferentes sedes olímpicas con sus mascotas, sus antorchas, los trajes de las ceremonias de inauguración, las ropas de los deportistas…

Una de las salas que más triunfó entre las criaturas y los mayores también es en la que  puedes probar tus habilidades por ejemplo al ski, entre otros retos interactivos.

museo olímpico de Suiza

De nuevo te ahorras el dinero de la entrada si tienes el Swiss Travel Pass ya que está incluida. Para quien no lo haya sacado, le tocará pagar los 20 francos de la entrada que puedes reservar aquí por anticipado. Lo bueno de este museo es que totalmente gratis hasta los 15 años.

El museo está al lado del lago Leman y suele haber siempre algún cisne nadando. Déjales un ratito libre por allí que a los niños les encantó ver al protagonsita del ‘El patito feo’ tan cerca.

Navegar en un barco a vapor

barco lago leman

Mira bien las caras de tus hijos cuando vean acercarse uno de los auténticos barcos a vapor históricos que navegan por el lago Leman y les digas que vais a subiros ahí.

Para mí es otra de las experiencias más bonitas y diferente para hacer en Suiza con niños. No todo van a ser parques. El barco os trasladará a la Belle Epoque y les encantará ver la gran chimenea, la rueda y saludar a las otras embarcaciones que os iréis cruzando por la travesía. Además veréis pasar trenes y admirar los viñedos de Lavaux.

navegar por el lago Leman de Suiza con niños

Nosotros hicimos el trayecto de Montreaux a Lausanne, pero también puedes, por ejemplo cogerlo en el castillo de Chillon o hacer un tramo más largo desde Vevey. Si tienes el Swiss Travel Pass, no tendrás que pagar nada por embarcar. Si no lo tienes, puedes reservar este crucero histórico desde Lausanne.

Si tienes el Swiss Travel Pass anímate a hacer más cruceros con los peques ya que están incluidos. Tanto los lagos de Thun y Brienz, en la zona de Interlaken, como el del lago de los Cuatro Cantones, en Lucerna son un buen plan con niños en Suiza. Además, si te pilla un día de lluvia, todos los barcos tienen una parte cerrada con ventanas. No hay excusa.

Domain des Îles, mucho más que un lago

Si vas en verano a Suiza con niños, tarde o temprano pasarás por alguno de los muchos lagos que salpican el país y será inevitable que los peques quieran refrescarse. Además, alrededor de muchos de estos lagos no será raro que encuentres un parque, una terraza para tomar algo. En otros, hay pequeñas playas o montan plataformas de baño en los meses más calurosos.

que hacer en Suiza con niños: bañarse en lagos

Al margen de los más grandes, como Leman, Thun o Brienz, hay lagos más pequeños que son ideales para ir con las criaturas. Si vas al cantón de Valais, te recomiendo ir a al lago de Domain des Îles donde podrán darse un chapuzón, jugar en la orilla, hacer paddle surf, disfrutar en un recorrido hinchable acuático y pasar el rato en el parque infantil.

En la orilla hay un ambientazo, con familias pasando el rato, haciendo deporte, incluso montando barbacoas. Pero además hay un mini golf, un trenecito donde pueden subirse para hacer un pequeño recorrido y hasta un centro de olas para hacer surf (eso para los mayores, eso sí)

parque aventura en los árboles en Sion, Suiza

Además, si a tus hijos les va la aventura tienen el este parque de aventura en los árboles con tirolinas, puentes y circuitos de cuerdas de varios niveles. Con 4 y 6 años disfrutaron un montón de la experiencia. Eso sí, lleva calzado cerrado porque con sandalias no les permiten hacerlo.

Más planes en Suiza en familia

Todas las propuesta que te he dado hasta ahora eran más específicas para niños. Pero hay mil sitios a los que ir donde los peques van a disfrutar auqnue no sean tan pensadas para ellos. Te dejo un pequeño listado de sitios de lugares que ver en Suiza en familia que a nosotros nos encantaron:

Ver el Matterhorn de frente subiendo en el famoso tren Gornegrat. Llévate algo de picar y monta un picnic junto al lago Riffelsee. Un poco más arriba, os espera un mirador precioso con el Monte Rosa y varios glaciares. Para mí es uno de los imprescindibles en Suiza.

una madre con tres niños frente al Matterhorn en Suiza

Visitar ciudades tan bonitas como Berna, la capital, donde las criaturas alucinarán al descubrir que hay osos viviendo en pleno centro.

Friburgo es otra ciudad pequeña con encanto que merece la pena pasear en familia (en la foto de abajo) También nos gustó Soleura.

dos niños en una fuente de Friburgo en Suiza

-En Lucerna merece la pena hacer mínimo dos o tres noches porque tanto el caso antiguo como los alrededores son espectaculares. Un plan con niños será visitar el Museo del Transporte, incluido también en el Swiss Travel Pass

– Sin irte de Lucerna, sube al Rigi en un tren cremallera antiguo (incluido en el Swiss Travel Pass), pasea entre vacas con unas vistas 360 y deja a los peques jugar en el parque de Rigiland.

-Desde Lucerna también puedes subir al Pilatus en el funicular más inclinado del mundo. Para bajar, hazlo por el otro lado cogiendo y haz dos paradas: una Fräkmüntegg en para deslizaros por el tobogán alpino más largo del país y otra en Krienseregg para jugar en Pilu Land un parque infanitl con u castillo y dragones.

-También desde Lucerna, podéis subir al Stanserhorn en el teleférico Cabrio con una terraza abierta no apta para personas con vértigo. Si os da cosa ir con los peques, tranquilo que la parte de abajo del teleférico es cerrada. Esta subida también es gratis con el Swiss Travel Pass.

una niña en Suiza mirando las cataratas del Rhin

-Alucinar con la fuerza de las cataratas del Rhin. A mis hijos les encantó el paseo en barco (hay varias rutas)y jugar en el parque que hay en la orilla. También hay un trenecito. Cerca está Stein am Rhein, uno de los pueblecitos medievales más bonitos de Suiza.

-En el cantón de Valais, en Sion, anímate a visitar el Lago Saint Leonard, el lago subterráneo navegable más impresionante que he visto. Realmente este sí es un plan para hacer en Suiza con niños porque a mis hijos les encantó la aventura de montar en barca en la oscuridad.

Vistas del Jungfrau desde las estación Kleine Scheidegg

-En los alrededores de Interlaken, hay muchísimo que hacer pero la estrella de la corona es subir al Jungfrau el pico más famoso con la estación de tren a mayor altitud de Europa, concretamente a 3.454. Si vas con un bebé muy pequeño te recomiendo consultar antes con el pediatra. La otra opción es conformarte con admirarlo de lejos desde la estación previa de Kleine Scheidegg (en la foto superior)donde las vistas son impresionantes. Eso hice yo con mi peque de 5 meses.

Dónde dormir en Suiza con niños

La primera vez que estuve en Suiza con un bebé de cinco meses nos alojamos en un apartamento a las afueras de Interlaken para economizar ya que en el centro era muy caro. Busca pueblecitos cercanos que tengan estación de tren, a veces la diferencia en tiempo son una o dos paradas más, pero el importe es menor.

Si quieres encontrar apartamentos u hoteles en Suiza a un precio no demasiado elevado (elevado va a ser no lo olvides) te recomiendo buscar con muchísima antelación. 

niños saltando en una cama elástica en una casa de intercambio en Suiza

La última vez que he estado con mis tres hijos ahorramos muchísimo dinero porque dormimos en casas de intercambio de HomeExchange. Encontramos en Sion una casa enorme, moderna, con un jardín con parque infantil, cama elástica, arenero y columpios que fue el mejor campe base posible durante veinte días.

Desde ahí, hicimos tres noches en Zermatt en un apartamento también de intercambio y dos noches en Zúrich en otra casa de intercambio con jardín, juguetes y un par de conejos que cuidar para alegría de los peques.

Usando esta modalidad de alojamiento colaborativo, además de no gastar nada, los niños tenían espacio de sobra y un montón de juguetes nuevos para disfrutar. Solo tienes que pagar 160€ de suscripción al año, pero tienes un 20% de descuento con el código DEILUSIONARECUERDO24.

Sea pagando o por intercambio, sí que te recomiendo un apartamento para dormir con los niños en Suiza, porque con los precios de los restaurantes allí, desayunar, comer y cenar fuera es un suicidio económico. Además de tener cocinar, podrás tener lavadora que con peques va a hacer falta y más espacio para que puedan jugar. 

Consejos para visitar Suiza con niños

Como has podido comprobar Suiza es un país 100% kids friendly. Para que vuestro viaje a Suiza en familia sea todavía más exitoso, te dejo un poco de información práctica y algunos consejos que siempre vienen bien. Puede que algunos te resulten muy obvios, pero responden preguntas que alguna vez me han hecho, así que allá van.

mirador gornergrat suiza

No viajes sin seguro. Aunque lleves la tarjeta sanitaria europea, debes saber que ésta no lo cubre todo, sino que cubre lo mismo que cubre el sistema sanitario en ese país y en Suiza te adelanto que pocas coberturas públicas vas a encontrar.

Además, ten en cuenta que este es un viaje bastante caro, así que si tuvieras que cancelar por un motivo de peso perderías mucho dinero. Yo viajo con HeyMondo que me gusta porque, además de sus amplias coberturas, tiene un chat médico 24 horas y videoconsulta que al ir con niños se agradece.

Si reservas desde este enlace tienes hasta un 20% de descuento por viajar en familia a Suiza. 

¿Carrito o mochila de porteo? En el caso de que vayas a ir a Suiza con un bebé, puede que te plantees esta cuestión. Yo te recomiendo, sin lugar a dudas, llevar una mochila de porteo para las rutas de senderismo. Además es muy práctico también para subir en teleféricos y funiculares donde el espacio es más reducido. En mi caso, yo también me llevé este carrito de viaje que es ultra compacto para poder meterlo debajo de la mesa de cualquier restaurante. Si vas a vistiar ciudades como Berna, Lucerna, Zúrich o cualquier otra, será un muy buen aliado.

Si no estás acostumbrada a portear, debes saber que en Suiza hay rutas de senderismo adaptadas para personas con movilidas reducidad que transcurren por pistas donde también puedes llevar carrito de bebé.

en suiza con un bebe en lo alto del Schynige Platte

Si tuviera que elegir uno solo yo apostaría por la mochila. No obstante, estás en un país super seguro así que no sufras porque si tuvieras que dejar el carrito fuera en un restaurante y otro lugar, seguirá allí cuando vuelvas. En el caso de que lleves mochila de porteo, en mi primer viaje con el bebé de cinco meses, me resultó imprescindible un cobertor para la mochila de porteo que además repelía el agua. Esta pieza lo mantenía calentito y protegido en las cimas. Además, lo bueno es que si el bebé está dormido y pasas del exterior al calor de un tren o un restaurante, solo tienes que quitarle el cobertor y dejarle seguir con su siesta sin necesidad de despertarlo para sacarlo de la mochila.

El mío era de una tienda artesanal que traía también un bolsillo para guardar cosas como un par de pañales, toallitas o el móvil (además podías meter tus manos para ir calentita), pero puedes encontrar opciones similares como esta

una niña haciendo senderismo en Grachen, Suiza

Los niños entran gratis en muchísimos sitios. No obstante, la edad mínima con la que empiezan a pagar varía en función de la zona. Por eso, recuerda preguntar siempre para no pagar de más en teleféricos o museos. En Zermatt, los peques hasta 9 años pueden esquiar gratis y subir en los remontes.

Como te conté al principio, un buen ejemplo es el transporte público donde pueden subir gratis hasta los 6 años, lo que se amplía hasta los 16 si tienes la Swiss Family Card que te darán por ejemplo con la Swiss Travel Pass o la Swiss Half Card. Eso sí, recuerda pedirla en cualquier estación de tren cuando vayas a subir por primera vez

Silencio y tranquilidad. Igual que te cuento las cosas buenas de ir a Suiza con niños, te explico también las menos buenas. Y es que en este país el silencio es casi una cultura y aunque adoren a los niños les molesta bastante escucharlos hacer ruido, gritar o correr en lugares cerrados como puede ser un restaurante o un supermercado. Para evitar alguna que otra mala cara, o incluso que te llamen la atención, explica a tus criaturas lo importante que es estar en calma en estos sitios

-Lleva ropa de cambio. Como has visto Suiza está no sólo repleta de parques, sino que además muchos están pensados para que los peques experimenten con el agua, la arena, el barro. Déjate en casa la precopupación porque se manchen y lleva en la mochila siempre algo de ropa de cambio. Tú sufrirás menos, ellos disfrutarán más. Anímate a copiar a los nórdicos y deja que se descalcen, les encanta.

una niña bañándose en un lago en Kreuzboden, en Saas-Fee, Suiza

-Una toalla de microfibra que no ocupa también te vendrá genial, ya sea para sentaros en el suelo o para secar a tu hijo cuando decida bañarse en ese lago que no esperabas encontrar. Para que no lo haga en ropa interior (doy fe), tampoco está de más llevar algún bañador.

– Ya que estamos con el universo ropa, echa en la maleta algo de ropa de abrigo, mínimo un polar y un chubasquero que si es cortavientos mejor que mejor (una térmica si me apuras también va bien). Aunque vayas en verano, vas a subir a altura, vas a estar en montaña y el clima cambia muy rápido. No hay nada peor que un peque pasando frío.

El agua es gratis y riquísima. Pide agua del grifo en los restaurante y llévate una botella de agua reutilizable. Además de ahorrar dinero, evitarás malgastar plástico innecesaremente.

-No olvides un tupper para llevar comida y picoteo. Suiza es cara, muy cara, así que preparar comida para llevar y hacer picnic en cualquier montaña o parque es la mejor opción. Yo uso estos compartimentados, que los hay de varios tamaños, para poder llevar darias opciones que me encantan porque puedes meter cosas semilíquidas como yogur, humus y no se sale ni se mezcla. Además, los niños lo pueden abrir y cerrar muy fácilmente.

una niña en el teleférico que sube al Rothorn en Suiza

– Los peques van a disfrutar un montón subiendo a los teleféricos. Siempre que vayas a subir a uno, al igua que a un funicular o tren cremallera, echa un vistazo al cartel que suele haber donde indica la última hora de bajada. Muchos cierran pronto y sería una faena tener que bajar andando que se puede hacer, pero seguramente después de una jornada de juego estén muy cansados para caminar más.

Antes de subir a cualquier cima, comprueba cómo está la climatología arriba. Casi todas las montañas o cumbres suelen tener webcam para ver el tiempo en directo. No te merecerá la pena gastarte un montón de dinero para no ver nada.

Dónde comer con niños en Suiza

Pocos restaurantes he probado en este país, sinceridad ante todo. Obviamente el precio del cubierto es muy elevado y la opción elegida prácticamente a diario las dos ocasiones que he ido ha sido comer de picnic. Pero si quieres darte algún pequeño homenaje, te dejo los sitios que me gustaron más para ir a comer con iños en Suiza:

Los platos que más les gustaron a mis peques fueron los Älplermagronen o macarrones alpinos con patata, bacon y manzana. No dejes tampoco de probar un fondue, una raclette y un plato degustación de embutido local.

SucréSalé: restaurante para comer con niños en Suiza

-Crêperie SucréSale en Friburgo. Esta pequeña crêperie tenía un rincón infantil ideal (en la foto de arriba) para los más pequeños con cuentos y juguetes. Además, el menú infantil con una crepe a elegir estaba bastante bien y era relativamente barato. También me gustó que muchos ingredientes eran de cultivo ecológico y tenían postres caseros.

Fischer’s Fritz en Zúrich. A orillas del lago Leman, dentro de un camping, es perfecto para cenar al atardecer. Barato no es, pero tienen pescado y marisco que no es nada habitual, además de platos infantiles más económicos. En verano, las mesas están al aire libre en una pequeña pradera con pequeñas hogueras.

– Rheinfelder Bierhalle en Zúrich. Esta antigua cervecería tradicional del siglo XIX, en pleno centro es célebre por sus Cordon Bleu, nosotros pedimos el Jumbo, y unos macarrones alpinos. No tiene nada especial para los peques, pero está muy bien de precio.

donde comer en Zurich: restaurnate Fischers Fritz

-Una fondue con vistas. Después de muchos días comiendo sandwich, regálate una fondue en alguno de los restaurantes con vistas que jalonan Suiza. Quizás no sea la más rica, ni la más barata, pero es un lujo que os mereceis. La última lo hicimos al sol en la terraza del restaurante Tracouet en Nendaz que tiene un parque infantil con cama elástica.

Pero la fondue que más nos gustó sobre todo por las vistas fue la del restaurante Luegibrüggli a las afueras de Interlaken desde donde contemplar el atardecer con los picos Eiger, Mönch y Jungfrau de fondo. Tenían tronas y fueron muy atentos con el bebé.

Aux Vieux Valais en Sion. Kids friendly como tal no es, pero es un lugar ideal para degustar la gastronomía suiza con platos típicos del cantón de Valais sin pagar un riñón (3 adultos y dos niños personas comimos con  tres platos y 4 bebidas por 91 francos para celebrar un día especial) Por dentro es como una tradicional cabaña de montaña. Si vas en sábado, la calle principal que lo cruza tiene mercado, hay mucho ambiente y un parque infantil cerca para antes o después. Nos lo recomendaron los dueños de la casa de intercambio y fue un acierto.

restaurante Adler Hitta en Suiza

– Uno de los restauarantes donde hubiera comido si mi billetera me lo permitera fue en el Adler Hitta en la aldea de Findeln. Pasamos por delante mientras hacíamos el trekkign de Sunnega a Zermatt y los niños soñaban con meterse en el jacuzzi con los patitos de goma. Además las vistas del Mattherhorn son brutales. 

Cómo preparar el viaje con ellos

Una buena idea es implicar a los peques en la preparación del viaje. Aunque lo van a disfrutar un montón, porque ya has visto que es un destino ideal para ellos, si te animas a hacerles partícipes del viaje antes incluso de partir será todavía más especial.

Puedes comenzar por explicarle dónde está Suiza y ayudarle a ubicarlo en el mapa. Puedes usar un globo terráqueo, un puzzle o un atlas infantil. Yo te recomiendo este de la editorial Maeva que además del mapa trae un montón de información sobre el país a base de dibujos.

Otra idea que funciona muy bien es buscar cuentos, dibujos o películas sobre el país para ver con ellos antes de iros. En nuestro caso, descubrieron Heidi que les hizo estar deseando subir a las montañas, ver cabritas y montar en tren. Además, en la visita que hicimos allí al pueblo de Heidi nos trajimos el cuento de recuerdo.

Pasaporte lúdico de Suiza para niños

También puedes prepararles un pasaporte lúdico sobre Suiza, es decir un librito con actividades sobre el país adaptado a su edad para que aprendan mientras se entretiene rellenándolo durante el viaje. Para los más peques será más básico, colorear, poner pegatinas, rodear, y para los más mayores puedes incluir retos y preguntas que les hagan estar implicados en todo momento. Así se animarán por ejemplo a probar la gastronomía, descubrirán curiosidades y les servirá para tener un bonito recuerdo del viaje después. Si no tienes tiempo de prepararlo, escríbeme que yo los hago personalizados.

*Si quieres más información práctica sobre viajar a Suiza con niños, puedes ver los stories de mi último viaje subidos a mi perfil de Instagram.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* Estilos para menú plegable móvil Divi */