fbpx

Lamego, 12 motivos para perderte en esta ciudad portuguesa

0 0

Lamego te espera con los brazos abiertos para demostrarte que no solo de grandes ciudades como Lisboa, Oporto o Braga vive Portugal. Pequeña, pero salpicada de alicientes, esta villa, cruce de caminos a Santiago de Compostela, acumula motivos para que le dediques mínimo un día de tu ruta si estás pensando en viajar a Portugal en coche. Historia, patrimonio, cultura y enoturismo, todo situado en un bello enclave entre montes muy cerca de las orillas del río Duero. Descubre qué ver en Lamego, así como todos los datos prácticos que necesitas para preparar fácilmente tu visita.

El santuario de Lamego en Portugal

¿Dónde se encuentra Lamego?

Esta pequeña y desconocida ciudad lusa pertenece al distrito de Viseu y se encuentra en el norte de Portugal, en la región de Trás-Os-Montes. Para que ubiques fácilmente Lamego en el mapa, traza una línea recta imaginaria desde Oporto hacia el interior siguiendo el curso del río Duero y ahí puedes poner la chincheta.

A tan solo hora y media en coche de Oporto, Lamego es un pequeño bombón dentro del afamado Valle del Duero donde destacan también Peso da Régua, Pinhão o Vila Nova de Gaia. Eso sí, a diferencia de estas últimas, la ciudad de Lamego no está bañada por las aguas del río Duero, sino que se encuentra a algo más de 10 kilómetros de la orilla.

Qué ver en Lamego

Conocer Lamego es sumergirse en siglos de historia, ya que por aquí pasaron romanos, visigodos, árabes y cristianos. Durante la Edad Media, este rincón portugués fue enclave estratégico tanto a nivel militar, como religioso. Lamego es destino importante de peregrinación y cruce de caminos hacia Santiago de Compostela. Por sus tierras pasan tanto el camino interior portugués, como el desconocido Camino de Torres que parte de Salamanca.

Aquí te cuento qué ver en Lamego para no perderte nada después de haberlo visitado por libre. Si vas por tu cuenta, comienza en Loja Interativa de Turismo, la Oficina de Turismo, situada en Rua Regimento de Infantaria, 9, donde planificar tu visita gracias a sus consejos. Pero si quieres contar con un guía que te explique en español un montón de cosas sobre esta villa y su historia, lo mejor hacer el free tour por Lamego.

Santuario de Nossha Senhora do Remédios

Si has estado en Braga, seguramente conocerás el famoso santuario de Bom Jesus y su fotogénica escalinata blanca. Lamego hace la competencia directa a esta conocidísima ciudad de Portugal con un lugar muy similar, el santuario de Nossa Senhora do Remédios. En lo alto del monte San Esteban, en el mismo lugar donde en el S.XIV hubiera una pequeña capilla, se alza ahora este bello santuario con una preciosa fachada blanca rematada en granito que presume de ser una mezcla perfecta entre el estilo barroco y el rococó.

El santuario comenzó a construirse en 1750 y se dio por terminado en 1905. Dentro, puedes encontrar una imagen de Nossa Senhora dos Remédios tallada en madera en el S. XVI donde aparece dando el pecho al niño. Para llegar hasta allí andando has de subir más de 600 escalones por una monumental escalinata decorada con impresionantes azulejos de la histórica fabrica de Carvalhinho Gaia. Entre tramo y tramo, fuentes, esculturas e incluso una pequeña capilla, convierten el ascenso en un recorrido imprescindible si visitas Lamego.

Niño mirando los azulejos de la escalinata del santuario de Nossa Senhora de Lamego, Portugal

Justo nada más salir del templo, hay una pequeña explanada tras bajar los primeros escalones que se conoce como Pátio dos Reis, el patio de los Reyes, cuya protagonista es la fuente de los gigantes rematada por un gran obelisco de 15 metros de altura. A su alrededor, las esculturas en piedra de los 18 antiguos reyes de Israel te vigilan. Tanto la escalinata, como la fuente son obra del afamado arquitecto y pintor italiano Nicolau Nasoni.

Patio do reis en el santuario de Lamego, Portugal

Además, en los alrededores, un pequeño bosque da el toque bucólico al lugar con grutas y pequeños lagos que encontrarás si te internas por los senderos. Aunque puedes llegar hasta el santuario en coche y aparcar junto a un castaño de casi 800 años de edad, clasificado como árbol de interés público, lo más recomendable es subir por las escaleras. Eso sí, en la actualidad (enero 2022), el último tramo que conecta con la avenida Dr. Alfredo Sousa, arteria principal de Lamego, estaba cortado por obras, así que, mientras terminen, te vendrá bien ayudarte de un vehículo para llegar.

Catedral de Lamego

fachada de la catedral de Lamego en Portugal

Nicolau Nasoni no solo dejó huella en el santuario, sino que también quiso hacerlo en la catedral de Lamego. Así que cuando entres, mira hacia arriba porque, a principios del S. XVIII, el italiano decoró los techos del interior del templo con frescos que representan episodios del Antiguo Testamento.

Eso sí, el origen de la catedral de Lamego se remonta al S. XII, de cuando data la torre románica. Más tarde se fueron añadiendo elementos de otros estilos como el gótico tardío y el renacentista que se dejan ver en la fachada y en el claustro, incluso verás notas barrocas en los retablos.

Teatro Ribeiro Conceição

Detalle de la fachada del teatro de Lamego en Portugal

Fue levantado en el S.XVIII como hospital y así fue hasta que en 1896 se convirtió en cuartel militar, pero, apenas un año después, el edificio fue consumido por el fuego en un enorme incendio. En 1924 el comendador José Ribeiro Conceição decidió volverlo a levantar, pero esta vez para albergar un espectacular teatro que, a día de hoy, lleva su nombre y se ha convertido en referente cultural de la región.

Desde obras de teatro a conciertos, pasando incluso por películas y exposiciones, todo eso puedes ver en el teatro Ribeiro Conceicao que luce ahora más bonito que nunca desde su última reforma en 2008.

Museo de Lamego

Museo de Lamego en Portugal

Lamentablemente el museo de Lamego se encuentra cerrado por una titánica obra de restauración que debería terminar a finales de 2022. Para entonces, podrás volver a recorrer el interior de este bonito palacio episcopal del S.XVIII y admirar multitud de obras de arte, desde pinturas como las más afamadas de Grão Vasco, a tapices flamencos, incluso una colección de capillas barrocas de antiguo convento de las Chagas. También cuenta con piezas arqueológicas, cerámica y mobiliario de gran interés.

Tras explorar la zona baja, emprende la subida a la parte alta de Lamego por la rua de Almacave y por el camino no te pierdas las iglesias de San Francisco y la de Santa María de Almacave.

Barrio alto de Lamego

Una vez arriba, dedícate a callejear por la zona más antigua de Lamego entrando al recinto amurallado por la Porta dos Figos. Nada más cruzarla, date la vuelta, alza la vista y descubre un antiguo oratorio, un curioso elemento arquitectónico que servía para venerar a Nossa Senhora da Guias. El actual está restaurado y pintado de color rojo, pero el original se remontaba al S. VIII.

esqueleto

Núcleo arqueológico Porta dos Figos

Justo al lado, está la entrada al núcleo arqueológico Porta dos Figos donde descubrir, de un vistazo, cómo ha evolucionado Lamego a lo largo de la historia. ¿Sabías que aquí estuvieron asentados los romanos? Dentro encontrarás un yacimiento del que se han ido rescatando distintos vestigios del pasado, desde los restos de un cementerio medieval, a una importante colección de monedas romanas, algunas incluso del S. IV, pasando por piezas de cerámica. La entrada es gratuita.

Castillo de Lamego

Al salir vuelve un poco sobre tus pasos para llegar hasta la torre del homenaje del castillo cuya referencia más antigua data del S. X y vuelve a cobrar importancia en 1607 cuando Fernando Magno lo conquista como símbolo de su victoria sobre el dominio musulmán.

torre del castillo de Lamego

Actualmente puedes entrar gratis al recinto en horario de 10 a 18h. Dentro solo queda la torre y la muralla, por la que además puedes pasear. Las vistas desde arriba merecen la pena y consiguen que te hagas una idea de por qué, en la Edad Media, Lamego era tan importante a nivel estratégico y militar durante la expansión cristiana.

Cisterna medieval y muralla

Protegida por la muralla medieval que abraza la parta alte de Lamego, se encuentra un lugar muy curioso que no puedes dejar de visitar. Se trata de una cisterna medieval que data del S. XIII y que se usaba para recoger el agua de la lluvia por las oquedades del techo y poder así después abastecer a la ciudad.

interior de la cisterna medieval de Lamego

Es una de las cisternas medievales más destacadas y mejor conservadas de la península. Por fuera no te llamará mucho la atención, pero una vez dentro te sorprenderá un encontrar un inmenso recinto rectangular de granito de siete metros de altura con una bóveda de crucería y unos 20 metros de largo. Fue restaurada en 2013 y ahora es posible visitarla gratis y bajar hasta el fondo por una pequeña escalera donde verás una exposición fotográfica.

Mucho por ver y hacer en los alrededores de Lamego

Turismo enológico en Lamego: de bodega en bodega

Recuerdas que estás en el valle del Duero y eso por estos lares es sinónimo de tierra de vinos. Así que si te gusta el tema, podrás perderte entre viñedos, catar distintos caldos e incluso, si viajas entres septiembre y octubre disfrutar de las vendimias.

¿Sabías que se cree que en Lamego tiene su origen el famoso vino de Oporto? Este célebre vino fino habría nacido en un monasterio de esta villa cuando los monjes decidieron añadirle aguardiente al vino para parar el proceso de fermentación y que se conservara mejor hasta llegar en los rabelos por el río a Oporto. La misma técnica fue copiada después por los ingleses que ponían brandy para obtener el vino más dulce que ahora conocemos como vino de Oporto.

Ahora hay multitud de bodegas que puedes visitar e incluso en algunas hasta alojarte como el caso del lujoso hotel Quinta Da Pacheca a orillas del río Duero. Si tu presupuesto no da para dormir en una de sus habitaciones con forma de barricas, puedes simplemente hacer la visita guiada a la bodega Quinta da Pacheca con cata incluida desde 15€.

También es muy célebre aquí el cava de Raposeira con más de 120 años de tradición. Si te interesa saber más sobre este espumoso puedes, de martes a sábado, visitar la bodega y las cuevas excavadas en la propia montaña de granito donde reposa el cava.

Parque Biológico Serras das Meadas

Si te apetece sumergirte en la naturaleza de la zona, acércate al parque biológico Serra das Meadas a poco más de diez minutos del centro de Lamego en coche. Ubicado en una zona montañosa y repleta de pinos, robles y abedules, este parque nacia en 2002 con un marcado concepto de educación medioambiental y de preservación, de ahí que ofrezcan talleres y charlas y que incluso tengo un huerto ecológico.

Tras pagar una entrada simbólica de tres euros, podrás caminar por una preciosa senda de tres kilómetros durante la que ver animales que han llegado hasta allí desde distintos centros de conservación como águilas, búhos, ciervos, gamos, zorros… Es un buen plan para hacer con niños en Lamego. Está abierto todos los días de 10 a 19 h en primavera y verano, y hasta las 16:30 en otoño e invierno. Ten en cuenta que la última entrada es una hora antes del cierre.

Centro de Interpretación de la Máscara Ibérica

A 20 minutos de Lamego, en la freguesia (pedanía) de Lazarim existe un lugar de lo más interesante: el Centro de Interpretación de la Máscara Ibérica (CIMI) En este curioso museo, recogen máscaras, caretas y trajes tradicionales del carnaval y del entroido tanto de Portugal como de España para darle el valor patrimonial y cultural que tienen, así como para estudiar sus significados y ahondar en su historia. El CIMI de Lazarim, inaugurado en 2016, está abierto de martes a domingo de 10 a 17 horas y se encuentra en rua José de Castro.

Si vas a finales de febrero, principios de marzo (dependiendo del año) podrás asistir al entroido de los Mascarados de Lazarim cuando caretos y senhorinhas toman las calles con sus peculiares atuendos y sus rostros ocultos por máscaras de madera artesanales. Es entonces cuando esta pequeña pedanía se convierte en foco de atención durante las dos celebraciones grandes que componen el entroido.

Ruta por el Val do Varosa

Si te quedas más de un día en Lamego no puedes dejar de coger el coche y perderte por el valle de Varosa siguiendo el curso del río del mismo nombre y viajando hacia atrás en el tiempo allí donde se formó la orden cisterciense. Bajo el nombre Val do Varosa se engloba una red de monumentos capitaneados por el más destacado de todos, el monasterio de Sao Joa de Tarouca, el primer monasterio cisterciense de Portugal cuya construcción se remonta al S. XI. Tras el plato fuerte, te esperan el convento de Santo Antonio de Ferreirim, el puente fortificado de Ucanha, el monasterio de Santa María de Salzedas y la capilla de Sao Pedro de Balsemao.

Puedes elegir visitarlos por separado pagando tres euros en cada uno de los monumentos, excepto en el puente y la capilla que son gratuitos, o sacar la entrada común de siete euros que da derecho a entrar a todos. Existe también otra entrada por 9 euros que incluye también el museo de Lamego (cerrado temporalmente por obras hasta finales de 2022)

Cuánto tiempo necesitas para visitar Lamego

Lateral de la catedral de Lamego, en Portugal

Si bien puedes visitar los lugares imprescindibles que ver en Lamego en media jornada, prueba a dedicarle más tiempo en tu itinerario para saborearlo con calma y degustar otros platos más allá del menú del día básico. De este modo, tendrás margen para disfrutar no solo de su casco histórico y del célebre santuario de Nossa Senhora dos Remédios, sino también de otros atractivos cercanos que son muy interesantes.

Si te organizas bien, con un día completo, puedes tener margen para contemplar viñedos y catar vino en alguna de sus bodegas. Si además te animas a hacer noche en Lamego, en dos días podrás conocer los secretos arquitectónicos que esconde el interesante Valle do Varosa, visitar en Lazarim el Centro Interpretativo de la Máscara Ibérica (CIMI) o recargar pilas en la naturaleza caminando por el parque biológico Serra Das Meadas.

Qué y dónde comer en Lamego

cabrito asado, plato típico de Lamego en Portugal

Prepárate para relamerte con la gastronomía de este rincón portugués, especialmente si te gusta la carne porque una de sus especialidades, además de los embutidos, es el cabrito asado que te recomiendo y mucho. Yo lo probé en el restaurante A Nave (Avenida 5 de Outubro, 79), un local muy, muy sencillo, con una carta escueta, pero con una comida casera de lo más sabrosa y a muy buen precio. Ojo con las raciones porque son muy generosas y, en el caso de las carnes, vienen acompañadas de una gran fuente de arroz blanco y también de patatas. La media ración de cabrito, lo más caro que ofrecían, salía por 10 € y estaba muy buena.

Una de las especialidades de su cocina son las bolas de Lamego, una especie de empanada que tradicionalmente va rellena de jamón, pero también puede ir con bacalao o de sardinas. Un buen lugar para probarlas puede ser en la histórica Pastelaria da Sé (R. dos Loureiros 24), justo en el lateral la catedral de Lamego. Si eres más de dulce, este también es tu sitio porque encontrarás un amplio repertorio de bollos y pequeños bocados dulces para probar.

Dónde dormir en Lamego

En esta ocasión, la visita fue de ida y vuelta en el día desde Amarante así que no puedo recomendarte un alojamiento en concreto. Eso sí, aunque la ciudad es pequeña la oferta hotelera de Lamego es de lo más completa y cuenta con opciones de lo más refinadas si te apetece darte un lujo. Puedes alojarte en pleno centro en apartamentos como O Cantinho do Colégio, desde 61 € la noche, a hoteles con encanto como Douro Castelo Signature con piscina desde 122€ e ir andando a cualquiera de los puntos de interés. Y si quieres alejarte un poco, te esperan espectaculares quintas rodeadas de viñedos que ofrecen también opciones de spa e incluso presumen de huertos ecológicos y lugares que destilan historia y lujo como Six Senses Douro Valley (no apto para todos los bolsillos).

Más artículos sobre Portugal:
Viajar a coche en Portugal: ruta de 15 días
Portugal dos Pequenitos, plan con niños en Coímbra
5 pueblos con encanto en Portugal
Lamego, 12 motivos para visitarlo
Óbidos Vila Natal, destino navideño
Alfama es nombre de mujer
Vila Viçosa, la princesa del Alentejo
Oporto te entiende

* Este artículo incluye enlaces de afiliados. Si reservas algo a través de ellos, a ti te cuesta lo mismo, pero a mí me ayudas a seguir creando contenido de viajes de interés.

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies