fbpx

Oña, Frías y Poza de la Sal, rutas en familia por Raíces de Castilla

2 0

Si andas en busca de la calma perdida y necesitas respirar tranquilidad en un entorno natural privilegiado donde sentirte como en casa, apunta: Oña, Frías y Poza de la Sal. Tres destinos de ecoturismo deliciosamente acogedores que te esperan al norte de Burgos, acariciando las comarcas de Las Merindades y La Bureba.

ona frias poza de la sal

Estas tres localidades, que unieron fuerzas aliándose en la mancomunidad turística Raíces de Castilla, rebosan historia, como ya denota el nombre y confirma el que todas sean Conjunto Histórico Artístico. Sin embargo, esta vez te propongo poner el foco no solo en su patrimonio histórico y artístico, sino en su increíble patrimonio natural y humano.

Por eso, aquí te propongo cuatro rutas muy sencillas para hacer en familia por los mejores lugares que ver en Raíces de Castilla. Oña, Frías y Poza de la Sal acumulan, uno tras otro, atractivos que convierten a este singular triángulo burgalés en el lugar perfecto para una escapada rural en familia de esas que recargan baterías y llenan el alma, además del estómago.

Niña en los Montes Obarenes de Burgos

Y es que esta mancomunidad presume de tener la mezcla perfecta que resulta del proceso de alquimia tras agitar desfiladeros y cañones, cascadas y ríos, bosques y páramos, con la dosis exacta de hospitalidad y cariño de sus habitantes, más un buen chorro de conciencia ecológica.

Montes Obarenes – San Zadornil, la dosis de naturaleza

Gran parte de responsabilidad en el resultado final de esa mezcla la tiene el hecho de que gran parte del territorio de Oña, Fríasy Poza de la Sal estén dentro del Parque Natural de Montes Obarenes – San Zadornil, una de las áreas con mayor biodiversidad de toda Europa.

Este, injustamente desconocido, parque natural destaca, y con razón, de su importancia geológica. Una muralla de piedra que se levanta sobre los campos castellanos como si fuera el último coletazo de la Cordillera Cantábrica.

ruta con bebé en burgos

Por aquí fluye elegante y caudaloso el Ebro, así como su afluente el Oca y otros, quizás más modestos pero capaces de crear caprichosos saltos de agua como el río Molinar. Agua dulce que ha ido moldeando la piedra y la montaña hasta crear hoces, desfiladeros y barrancos.

Paisajes tan interesantes como el desfiladero de la Horadada que alberga con mimo un espectacular bosque de tejos con más de 60 ejemplares milenarios.

Bastante más lejos, se encuentra el área de San Zadornil, al otro lado de la sierra de Árcena. Allí te puedes internar en la Metrópoli Verde, un mosaico de bosques conocido como ‘El Nueva York de los Bosques’ con un montón de especies de árboles distintas, desde encinas a tejos, pasando por hayas, castaños, robles e incluso secuoyas.

Además, el parque natural Montes Obarenes – San Zadornil presume de su fauna, entre la que destacan las aves. Y ojo que no solo de rapaces como el buitre leonado, el alimoche o el águila viven aquí, sino que también podrás ver otras muchas aves, incluso garza real. Por estos lares viven muchos otros animales como corzos, jabalíes, lobos, nutrias o el gato montés.

Conciencia ecológica con mucha historia

Sin duda, Oña, Frías y Poza de la Sal son perfectos como destino de turismo responsable o ecoturismo. Aquí tienen muy claro que el patrimonio natural que les rodea es único y han de conservarlo. Se sienten privilegiados por vivir en esa naturaleza, la misma que, en cierto modo, les alimenta, y por eso cuidan con mimo su entorno, defienden a capa y espada la conservación del medioambiente y promueven la economía local por ejemplo con productos de kilómetro cero.

Esta conciencia ecológica de la que hace gala Raíces de Castilla tiene historia y mucha. Ya los monjes benedictinos que desde el siglo XI vivían en el monasterio de San Salvador, en Oña, apuntaban maneras poniendo el foco en la sostenibilidad. Eran vegetarianos, tenían su propio huerto e incluso construyeron la primera piscifactoría de España allá por el S. XVI para truchas y anguilas.

escultura de Félix Rodríguez de la Fuente en Poza de la Sal

Seguramente parte de responsabilidad de que en Oña, Frías y Poza de la Sal den con tanta pasión y sensibilidad un mensaje de respeto a la naturaleza la tenga su vecino más ilustre: Félix Rodríguez de la Fuente. Este burgalés nacido en Poza de la Sal, fallecido en Alaska en 1980, dedicó su vida a divulgar la importancia de cuidar los animales y de mimar la naturaleza.

Precisamente, allá por 1972, Félix ya puso el foco en el grave problema medioambiental que suponían los plásticos y que ahora, cincuenta años después, son ya una invasión tal que podemos hablar de pandemia. Habló por aquel entonces el naturalista de que éramos la cultura o civilización de la basura e incidía en cómo esos desperdicios terminaban siendo veneno para los animales, veneno ahora también para el planeta.

Sea como fuere, venga de donde venga, la conciencia ecológica ha calado hondo en los habitantes de Oña, Frías y Poza de la Sal. Y así te lo transmite por ejemplo Josu Olavarría de la Casa del Parque Huerta de San Salvador, ubicada en la antigua vaquería del monasterio de San Salvador del S. XI de Oña, que te invita a sentir la naturaleza donde viven y te crea la imperiosa necesidad de respetarla.

Bebé en la casa del Parque de Montes Obarenes de Oña

Aprovecha la escapada a Oña, Frías y Poza de la Sal para inculcar a los niños el valor de cuidar el medioambiente. La visita a la Casa del Parque de Montes Obarenes de Oña es perfecta para lograrlo. Además de aprender sobre la fauna y flora del entorno, tienen una exposición que alerta sobre los peligros de la basura, del uso de los plásticos y la importancia de reciclar. Es un recurso didáctico perfecto para los niños y es el complemento perfecto a los paseos en familia por la naturaleza de Raíces de Castilla durante los que diferenciar árboles, recolectar frutos y avistar animales.

Cuatro rutas en familia por Raíces de Castilla

Oña: Senda de la Huerta de San Salvador

Desde la Casa del Parque de Oña, sale la Senda de la Huerta de San Salvador, una ruta perfecta para hacer en familia con niños pequeños. Este paseo circular de menos de tres kilómetros aúna naturaleza, arte, historia e incluso un poco de magia.

ruta con niños en Oña

Al comienzo de la ruta, pasaréis por varias obras de arte que decoran los jardines benedictinos del monasterio de San Salvador gracias a la iniciativa cultural ‘El Jardín Secreto’, impulsada por el artista Carlos Armiño, que ha convertido este sacro lugar en un museo de arte contemporáneo al aire libre.

senderismo con niños en Burgos

Entre escultura y escultura, podéis admirar la belleza de los jardines por donde paseaban los monjes de clausura, así como los estanques que hicieron al canalizar, en 1516, el mantial de Valdoso de donde brota el agua a una temperatura constante de 10 grados. Una canalización a la que los monjes llamaron ‘La Ría de Oña’ y que llevó además a la construcción de la primera piscifactoría de España para truchas y anguilas.

ruta en familia por Oña, Raíces de Castilla, Burgos

Cuenta la leyenda que un fauno habitaba en una cueva en estos jardines monacales donde le gustaba salir a tocar la flauta. Un día, mientras lo hacía le dieron los rayos de sol y quedó convertido en piedra. Busca con los niños esta escultura del fauno y motívales a encontrar la cueva donde vivía, la gruta de San José con intricados pasadizos y tragaluces que le dan un toque aún más especial a esta ruta.

Fauno de piedra

Desde ahí, el sendero comienza a subir un poco atravesando el bosque por el que paseaban los monjes siempre dentro del recinto monacal cerrado por un enorme muro de 4 kilómetros levantado hace más de 500 años con canto y mortero de sal. Esta muralla te acompañará durante todo el recorrido.

Ermita de Santo Toribio en Oña, Raíces de Castilla, Burgos

Tras atravesar pinos, quejigos, encinas, hayas y así hasta 30 especies distintas de árboles, llegas a la ermita de Santo Toribio para continuar, ya empezando a descender, hasta el mirador de Vista Alegre. Aquí tienes una preciosa panorámica del entorno con la Villa de Oña y del pueblo ‘abandonado’ de Tamayo en el medio.

Mirador de Vista Alegre en Montes Obarenes, Oña

La senda sigue de nuevo bajando paralela al muro monacal y termina junto a otro mirador desde el que contemplar el cañón del río Oca.

La ruta Huerta de San Salvador en Oña muy sencilla, tanto que yo lo hice con niños de 5, 3 y 1 año. El más peque iba en mochila de porteo, pero llevamos el carrito de bebé durante toda la ruta, aunque casi al final hay una parte con muchas piedras donde era un poco más complicado hacerlo rodar.

ruta senderismo con niños y carrito en Oña, Raíces de Castilla, Burgos

Puedes hacerlo por libre o apuntarte a una de las visitas guiadas lo que te recomiendo encarecidamente. Por solo dos euros contarás, con suerte, con la compañía del educador ambiental Josu Olabarría que, además de contarte un montón de historias sobre el monasterio y enseñarte a diferenciar árboles y pájaros, te contagiará enseguida su pasión por la naturaleza.

Conocer a Josu, escucharle hablar e incluso emocionarte con sus palabras hacen que esta escapada de ecoturismo a Raíces de Castilla merezca todavía más la pena. Llama con antelación a la Casa del Parque Montes Obarenes de Oña, al teléfono 947 56 79 71, para informarte de los horarios y reservar plaza.

  • Antes o después de la ruta, no dejes de visitar el casco medieval de Oña que es precioso y donde destacan la iglesia abacial y el Monasterio de San Salvador.
iglesia del monasterio de San Salvador en Oña

Tobera: Paseo del Molinar

Tobera, barrio de la pequeña ciudad de Frías, guarda una de las rutas para hacer con niños en Raíces de Castilla más bonitas y fáciles. De nuevo, naturaleza, historia y algo de leyenda se dan la mano para que los peques de la casa disfruten caminando.

paseo del molinar tobera

La senda comienza en uno de los enclaves más fotogénicos de esta parte de Burgos, un rincón donde en un solo vistazo tienes la ermita de la Hoz, un templo románico con transición al gótico, del S. XII, el humilladero San Cristo de los Remedios, del S.XVII, y puente medieval de origen romano.

paseo del río molinar en Tobera, Frías, con niños

Cuenta la leyenda que el cartero de la reina pasó a caballo por aquí para llevarle una misiva a su majestad cuando una serpiente le salió al paso. El caballo se asustó y desbocado trató de lanzar por los aires la jinete que se encomendó entonces al cristo para salir airoso. Como agradecimiento por el milagro de salvarle la vida y poder entregar la carta, la reina mandó construir el humilladero para rendirle pleitesía al Cristo de los Remedios.

salto de agua del río molinar a su paso por Tobera Frías en Burgos

Este punto, donde hay un pequeño aparcamiento, lo encontrarás en la carretera que va de Frías a Ranera. Justo ahí comienza la ruta Paseo del Molinar, una senda acondicionada junto a la orilla del río Molinar que en su camino hacia el Ebro bajo raudo despeñándose en varios saltos de agua conocidos como las cascadas de Tobera.

Son algo menos de dos kilómetros que se pueden hacer de manera circular atravesando Tobera, esta pedanía, en realidad un barrio de Frías, que tiene mucho encanto y donde, como te cuento más abajo, se come genial. Te propongo contarles la leyenda a los niños antes de empezar la ruta, solo con la idea de ir en busca de la serpiente ya echarán a andar. Después, entre lanzar piedras al agua y recoger avellanas, el camino se pasa volando.

niños en la ruta de cascadas de Tobera

Además, atravesarás algún que otro puente y te asomarás a algún que otro mirador. El sendero es muy fácil, pero, si vas con niños muy pequeños, ve con cuidado porque hay alguna zona estrecha que resbala un poco y, en un par de puntos, has de cruzar el río pasando de piedra en piedra. En este caso, si vas con un bebé, olvídate mejor del carrito.

Niño frente a la poza de Tobera, en Frías, Burgos

El último salto de agua tiene la particularidad de que puedes pasar caminando tras la cortina de agua. A los peques, y a los mayores, les encantará cruzar la cascada.

Frías: Asalto al castillo

Más que ruta de senderismo, aquí te recomiendo un paseo urbano. Sí, urbano porque Frías es la ciudad más pequeña de nuestro país desde que, en 1436, Juan II le otorgara este título. No obstante, no llega a 300 habitantes y está considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

Todo lo que tenga la palabra castillo despertará automáticamente interés en los más pequeños de la casa, así que ya tienes motivación para animarles a hacer este paseo en familia por Frías, un enclave medieval amurallado que llegó a tener tres puertas, la de Medina, la de Postigo y la de la Cadena. Su importancia estratégica llevó a Alfonso VIII a instalarse en el castillo para controlar así el comercio que cruzaba por el único puente de la zona que salvaba el río Ebro, uno de los puentes fortificados más bellos del país que puedes contemplar desde lo alto del castillo.

Hoy la silueta del castillo de los Velasco, con la torre del homenaje desafiando al vértigo encaramada a un peñasco de toba conocido como La Muela, es la seña de identidad de Frías.

casas colgadas de Frías Burgos

Un singular ‘skyline’ medieval que se completa con las casas colgadas y se cierra con el campanario de la iglesia de San Vicente con una destacada portada románica. Dos atractivos de Frías que no puedes dejar de visitar durante esta ruta.

Ciudad de Frías en Raíces de Castilla

Aparca en las afueras y, en unos pocos pasos, ya estarás entrando al casco antiguo por la calle del Mercado, donde justo al comienzo, verás un crucero medieval. Recorre sin prisa Frías, fíjate en suelo de cantos rodados y callejea por este coqueto entramado de callejuelas y fachadas medievales con entramado de madera. Unas callejuelas bajo las que había todo un entramado de pasadizos subterráneos que unían el Paseo de Ronda con la iglesia.

calle de Frías con el castillo de fondo

Sin duda, el plato fuerte de Frías es la visita al castillo de Los Velasco (entrada 2€) junto a la oficina de turismo de Frías, al que se accede tras cruzar el puente sobre el foso y salvar el sistema defensivo musulmán en zig zag. Una vez dentro, no dejes de subir hasta la torre del Homenaje para contemplar las vistas de Frías, el puente medieval y el valle de Tobalina a tus pies.

vistas de Frías desde el castillo

El suelo de la torre esconde un pequeño secreto que lamentablemente corre el riesgo de desaparecer. En el suelo aún pueden verse unas rayas, los restos de un alquerque, un juego medieval que se identifica como el origen de las actuales damas y que servía de entretenimiento a los soldados de vigilancia

Antes de regresar de esta pequeña ruta por Frías, haz una parada en el parque infantil que ha tras el colegio San Francisco, en la esquina de la calle del Crucero y del Mercado. No todos los días los peques pueden deslizarse por un gran tobogán bajo la sombra de un castillo medieval.

Poza de la Sal: Ruta circular de Las Salinas y el Castillo de los Rojas

No sería raro que al llegar a Poza de la Sal te parezca escuchar alguna lejana sinfonía dándote la bienvenida. Y es que este histórico pueblo, al que ya los romanos supieron verle potencial gracias a ese oro blanco que emerge de sus tierras, siente pasión por la música. Así lo atestiguan los 130 años de historia de su banda de música y el templete que verás frente a la Oficina de Turismo de Poza de la Sal en la Plaza de la Villa, justo antes de cruzar el arco del Conjuradero, para llegar a la iglesia de San Cosme y San Damián.

Iglesia de San Cosme y San Damián en Poza de la Sal, Raíces de Castilla

Desde la oficina de turismo, salen a diario visitas guiadas a las 13:00 horas para conocer la villa medieval en la que nació Félix Rodríguez de la Fuente. Si quieres seguir sus pasos, puedes hacer el paseo autoguiado ‘Tras las huellas de Félix’ que recorre los lugares de su infancia y los tres cielos de los que siempre hablaba: el del pueblo, las salinas y el páramo.

Incluso con suerte puedes encontrar en el pueblo a Antonio Sanjuanes, su mejor amigo y la memoria vida del naturalista. Haciendo gala del carácter cariñoso y abierto del que presumen en Poza de la Sal, seguro charlará contigo.

castillo de Poza de la Sal

Pero ahora te animo a calzarte de nuevo las botas en familia para hacer la ruta de senderismo más larga de las que aquí te he propuesto. Es la ruta circular de algo más de 5 kilómetros que sale de los lavaderos pasa junto al busto de Félix acompañado por un lobo, va hasta las salinas, continua para asomarse al mirador El Picón de Santa Engracia y pasa delante del ya medio derruido castillo de los Rojas donde los peques podrán jugar a ser caballeros. Comienza el descenso al pueblo no sin antes pasar por la torre conocida como el palacio.

Vistas de Poza de la Sal desde el castillo

En dos horas, que serán casi tres con calma y a ritmo infantil, habréis completado la ruta de las Salinas de Poza de la Sal que tiene algo más de doscientos metros de desnivel y que si vas con bebé tendrás que hacer necesariamente con mochila de porteo. Si vas en otoño, lo que te recomiendo encarecidamente para disfrutar sin apenas gente, aunque todavía haga buen tiempo, lleva ropa de abrigo porque en el castillo suele soplar bastante el viento.

Una niña en el centro de Interpretación de Las Salinas  en Poza de la Sal

Si tienes tiempo, una visita interesante para hacer con niños, y sin ellos, es el Centro de Interpretación de Las Salinas donde descubrir que es el famoso diapiro de Poza de la Sal, esa singular fenómeno geológico por el que, hace millones de años, la sal sedimentada del extinto Mar de Tetis trató de emerger hacia la superficie empujando al resto de estratos hacia arriba y formando una especie de cráter de dos kilómetros de superficie en cuyo centro se encuentra el pueblo.

¿Cuándo visitar Oña, Frías y Poza de la Sal?

Cierto es que cualquier momento es bueno para darte una vuelta a las raíces por Oña, Frías y Poza de la Sal, pero es fuera de temporada alta, más allá del ajetreado verano, cuando se respira auténtica paz. Una vez que turistas y veraneantes regresan a la ciudad llevándose el alboroto estival, la calma vuelve a posarse en las calles empedradas, los paisajes parecen serenarse y el entorno se muestra arrebatadoramente más bello de lo habitual.

Es entonces, más allá del verano, cuando el silencio reinante permite darle a los sentidos, de un modo más consciente, un banquete de experiencias sonoras, visuales y, por supuesto, gastronómicas. Las dos ocasiones en las que he estado de ruta por Oña, Frías y Poza de la Sal ha sido en otoño.

Otoño en los jardines benedictinos del monasterio de San Salvador en Oña, Burgos

Y sí, el otoño es una época perfecta para pasar unos días en Raíces de Castilla. Pero eso sí, sin prisas, para caminar y ser consciente de cómo crujen las hojas secas al romperse bajo tus pies o de cómo huele la leña quemándose en las chimeneas de las casas. Sin prisas para poder charlar en una plaza o un café con los vecinos que derrochan hospitalidad y pasión por su tierra. Sin prisas para observar con los prismáticos a las garzas posadas en los jardines benedictinos de Oña o a los buitres sobrevolando al acecho de cualquier carroña. Sin prisas para cascar avellanas con una piedra en cualquier rincón de la coqueta Tobera.

niños en el jardín secreto de Oña, en Burgos

Por supuesto, en otoño los paisajes se colorean con ocres, amarillos e incluso rojos que parecen encenderse y apagarse ante ti en los Montes Obarenes y en la sierra de Árcena. Además, en esta estación puedes recoger castañas de ruta por el mágico bosque de castaños centenarios de San Zadornil por apenas 5 euros.

Dónde comer en Raíces de Castilla

Deja tiempo en esta ruta por Raíces de Castilla para paladear sin prisa la sabrosa y contundente gastronomía burgalesa. Son muchos los

En Frías tienes varias opciones para comer, solo en la calle del Mercado, bajo la torre del castillo, encontrarás varias. No puedo recomendarte ninguna en concreto porque solo me tomé unos pinchos ahí en el Restaurante Ortiz (C/ Del Mercado, 19) donde los torreznos y la morcilla estaban muy buenos, así que seguramente a comida también fuera destacable.

  • ¿Sabes por qué la morcilla de Frías es diferente a la morcilla de Burgos tradicional? Aquí la elaboran directamente con el arroz ya cocido, mientras que lo habitual es prepararla con el arroz en crudo.

Restaurante Entre Pozas, en Tobera

Si buscas tradición pura y dura, reserva mesa en el restaurante Entre Pozas de Tobera para probar un lechazo al horno de leña de esos que no necesitan entrante. El cordero estaba tremendamente jugoso y si además le sumas que te lo puedes comer en la terraza con vistas a una de las cascadas del río Molinar, la experiencia es de diez.

Cordero lechal al horno de leña en el restaurante Entre Pozas en Tobera, Frías, Burgos

De postre, te recomiendo la tarta casera de queso, diría sin dudar que la mejor que he probado nunca. El menú de lechazo tienes que encargarlo con antelación. También cuentan con un menú del día muy rico. Si vas en fin de semana, mejor reserva mesa antes. Ah, y tienen una escalerita que te lleva directo de la terraza a la cascada.

Restaurante Blanco y Negro, en Oña

De la tradición del lechazo a la vanguardia de la que hacen gala en el restaurante Blanco y Negro donde encontrarás una sorprendente cocina de fusión española y senegalesa. Las manos del chef Arona Gassama hacen magia y te regalan bocados deliciosos como una sedosa corvina con Attieké (cous-cous de yuca tradicional de Costa de Marfil) y una brocheta de cordero, que literalmente se deshacía en la boca, basada en un plato de Senegal llamado Thiebou Yaap.

Lomo de corvina del restaurante Blanco y Negro de Oña, Raíces de Castilla
Lomo de corvina

No dejes de comer en Blanco y Negro porque sus platos son una locura gastronómica que te harán viajar a África sin moverte de Burgos. El local es muy pequeño, así que es imprescindible reservar en alguno de sus dos turnos: 13:30 0 15:00 horas para comidas y 21:15 y 22:30 para cenas.

Si vas con bebés, tienen tronas y juguetes, además de amabilidad y paciencia para condimentar sus deliciosos platos.

Haz un alto en el bar Janfry, en la plaza del Ayuntamiento de Oña, para tomarte un vino y charlar con una de las personas más carismáticas de esta villa. Aunque no sirve comidas, pídele por favor que haga una excepción y te ponga una ración de cecina con aceite de oliva y almendras que está de vicio. 

Restaurante Casa Rural Lences de Bureba

¿Imaginas comerte una auténtica paella valenciana hecha en un diminuto pueblo burgalés? No lo imagines y ve, por favor, a Lences de Bureba para probar el arroz que, con todo el cariño y la gracia del mundo, te preparará Jose al momento con la ayuda de su mujer Laura.

Ojo que Jose echa tanto arroz como desparpajo a la paella, así que las raciones son enormes. Pero no te preocupes que si sobra, te lo pondrán sin problema para llevar. Comer en un patio de pueblo castellano, de los de toda la vida, y charlar con alguno de los lugareños será otro de esos momentos de tranquilidad rural que llegaste buscando a Raíces de Castilla.

Dirección: Plaza Corta, 1 en Lences de Bureba.
Web: Casa rural Lences de Bureba
Teléfono reservas: 642 92 76 78

Dónde dormir en Raíces de Castilla

Aunque hay quien hace la ruta de Raíces de Castilla en un solo día, yo te recomiendo pasar mínimo tres entre Oña, Frías y Poza de la Sal porque en los tres sitios encontrarás opciones de alojamiento rural estupendas. Y digo mínimo porque puestos a explorar, caminar por la naturaleza y descubrir la historia y el arte que se esconde en cada esquina, esta zona del noreste de Burgos da tranquilamente para varios días e incluso para una semana si quieres hacer senderismo y actividades de turismo activo.

Paseo por Oña con niños de noche

Además, pernoctar en los pueblos de Raíces de Castilla fuera de temporada alta te permite dar paseos nocturnos en calma y con mucha magia.

Tras mi experiencia, te recomiendo dos sitios donde dormir en Oña que son acierto seguro:

Camino Condal – Si buscas un alojamiento rural con historia, carácter y personalidad propia, Camino Condal te está esperando. Janfry gestiona este lugar, ubicado en un edificio colonial de 1863 en pleno casco antiguo, con la misma pasión que siente por Oña y eso se transmite en cada detalle.

donde dormir en Oña: hotel Camino Condal
Foto: Carlo Cuñado.

Por menos de 60 € puedes pasar la noche en una de sus cálidas habitaciones y amanecer con un desayuno capaz de darte energía para toda la jornada. Cuenta además con un patio cubierto y un salón con chimenea para relajarte en buena compañía. ¡Súper recomendado!

Hostal Rural La Muralla Un alojamiento con habitaciones modernas, muy nuevas y muy limpias. A pesar de estar junto a la carretera, se descansa fenomenal por estar muy bien insonorizado. Si vas en familia, ponen cama supletoria y cuna bajo petición, aunque, eso sí, el espacio queda un poco justo. Tiene parking gratis enfrente del edificio y el desayuno es más que suficiente para afrontar una jornada de turismo rural.

Aunque yo dormí en Oña, te dejo otras dos opciones de alojamientos rurales en Frías y Poza de la Sal:

Casa Pepe en Frías: Una casita de piedra con cocina y todas las comodidades donde me quedaría a dormir sin dudarlo la próxima vez que vaya a Raíces de Castilla.

Casa Martín en Poza de la Sal: Reserva alguna de sus habitaciones con baño para poder pasar la noche en el pueblo de Félix Rodríguez de la Fuente. Ofrecen desayuno y cuenta también con restaurante.

*Esta escapada formó parte de un blogtrip organizado por Raíces de Castilla, pero todas mis opiniones son independientes y totalmente personales basadas en la experiencia.

**Este artículo incluye enlaces de afiliados. Si reservas algo a través de ellos, a ti te costará lo mismo, pero me ayudarás a seguir creando contenido de viajes de interés en este blog.¡Gracias!

2 Comments
  • Nómadas Ocasionales
    octubre 8, 2022

    Un artículo muy interesante y un buen plan para disfrutar en familia! Un abrazo

    • Patricia Velasco
      octubre 8, 2022

      Es un lugar para disfrutar en familia y sin ella. Un buen paseo en soledad por Raíces de Castilla tiene que sentar de lujo.
      Un abrazo grande
      Patricia

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies