Una mirada

En ocasiones, hay instantes que vives en persona, en los que estás presente, que suceden delante de ti pero que, sin embargo, no tienes consciencia de que estén pasando. Ocurre, por ejemplo, con algunas miradas. Hace falta volver a casa, descargar y editar las fotos de un viaje para darte cuenta del poder que tiene una simple mirada. Recordamos perfectamente a este niño himba al que conocimos en las desérticas tierras de Namibia. Nos llamó la atención desde el primer momento, le vimos barriendo la arena del poblado, corriendo detrás de un cabritillo, jugando con sus compañeros, posando pícaro para nuestra cámara, siempre sonriente.  Sin embargo, durante unos segundos su mirada cambió, una brizna de melancolía pareció posarse en sus pupilas y esa instantánea nos hizo reflexionar.

Seguro que en vosotros también despierta algo…

4 Comments

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies