¿Sabías que cada palabra tiene un lugar fetiche donde refugiarse? Sí, una guarida en la que esconderse cuando las cosas no le van muy bien, donde cobijarse si tiene una crisis de identidad, el sitio secreto en el que descansar o aquel rincón íntimo que siempre le acoge con la dulzura del hogar. Porque las palabras también necesitan viajar, salir de vez en cuando de los libros donde permanecen encerrada. Es entonces cuando escapan de las páginas para llegar como pueden a su destino, a veces aprovechan las lineas de una carta y otras nosotros mismos, sin saberlo, les ayudamos al pronunciarlas y ellas van saltando de boca en boca ansiosas por arribar a su refugio.

P1010163

Las palabras pueden elegir como lugar fetiche un recodo apenas imperceptible en cualquier camino, el fondo de un río donde muere una catarata, el lago de lava de un inquieto volcán, los jirones de la nieblael delicado hueco entre las ramas de la hierbabuena o las seductoras hojas de una planta carnívora.

planta-carnivora

Pero hay palabras con tanta fuerza que necesitan más y precisan una ciudad entera como es el caso de Romanticismo que eligió Paris, de Historia que se refugia en Roma o  de Contraste con la que te puedes topar por las calles de Nueva York. Si tienes suerte puede que en uno de tus viajes te encuentres alguna palabra agazapada en su rincón, pero no la molestes por favor, simplemente obsérvala con disimulo y continua tu camino.

linea-verde-nantes

Hace poco yo tuve esa suerte y, sin saberlo, descubrí la ciudad de una de esas palabras importantes, una de mis preferidas, de las que tienes muy a menudo rondando por la mente. Aún sigo fascinada por el lugar, donde yo también iría una y otra vez a refugiarme, y no es otro que Nantes, la guarida de la palabra Creatividad.

castillo-de-Nantes

Dicen que Nantes estuvo muy disputada por varias palabras, que, al parecer, Creatividad tuvo serias peleas con las mismísimas Magia y Cuento para quedarse con esta ciudad francesa como base de operaciones. Sin embargo, al final salió victoriosa, tanto que se ha hecho dueña y señora de las calles, sus vecinos la adoran y ella va haciendo gala de sus razones para quedarse: arte, cultura y arquitectura dispersos por cada rincón. Algunas noches, por ejemplo, se desliza hasta la ribera del Loira para crear dibujos en el cielo con los anillos iluminados del artista Daniel Buren.

Anillos-Daniel-Buren-Nantes

Rio-Loira-Nantes

Daniel-Buren-Nantes

Anillos-de-Nantes

ribera-del-Loira-Nantes

Cuentan que cuando las musas la abandonan, Creatividad acude a Nantes en busca de inspiración desperdigando sus letras por la ciudad para que observen y vuelvan empapadas de nuevas ideas.  Cuando una de ellas contó haber visto un elefante descomunal paseando por las calles, la letra C respondió con una carcajada de incredulidad que se fue apagando mientras E y T relataban su experiencia al volar a lomos de un ave gigante entre garza y cigüeña que les enseñó su nido.

elefante-de-Nantes

La letra R asegura haber estado tomando una deliciosa crêpe bretona con una pandilla de animales con peluca. Justo justo hace un par de días las dos Ds volvieron extasiadas de inspiración porque estuvieron saltando en uno de los cráteres de la Luna que anda ahora de visita en Nantes.

Barrios-de-Nantes

Pero cuando todas regresan de su expedición, suelen, antes de volver a unirse como Creatividad, ir a la Isla de las Máquinas para dar unas vueltas en el carrusel de los mundos marinos entre sepias, pulpos, caballitos de mar y otras criaturas del imaginario de Julio Verne, nacido por cierto en Nantes, y pasadas por el ingenio de Leonardo Da Vinci.

carrusel-de-Nantes

Si quiere seguir los pasos de la palabra Creatividad lo tienes muy fácil porque este verano se celebra El Viaje a Nantes un festival de arte contemporáneo al aire libre, propuestas de ocio empapadas de originalidad y el mobiliario urbano más irreverente.

En 2022 Le voyage à Nantes se celebra del 2 de julio al 11 de septiembre y podrás disfrutar de esta iniciativa única que llena las calles, plazas y hasta el río Loira de diversión y sorpresas convirtiendo la ciudad en una fiesta continua donde nunca sabes qué te vas a encontrar.

El itinerario para no perderse nada está marcado por una línea verde pintada en el suelo que recorre los principales puntos de interés a lo largo de 12 kilómetros.

El-viaje-a-Nantes

De todos modos, cada edición este viaje se reinventa añadiendo novedades y diseñando más  locuras artísticas y arquitectónicas que puedes descubrir en Le Voyage á Nantes. En otras ediciones podías desde dar un paseo por la luna a degustar manjares en una cena secreta de la que no se conoce la ubicación hasta un rato antes, sin olvidar por supuesto conciertos y barbacoas. Ah y a la vuelta me cuentas si encontraste a Laetitia Casta sumergida bajo el agua en un canal o si te perdiste en el laberinto de maleza a los pies del castillo de los Duques de Bretaña al que puedes acceder por ejemplo con la tarjeta Pass Nantes.

Castillo-de-los-Duques-de-Bretaña-Nantes

Y después de saber todo esto…. ¿Cómo no iba la palabra Creatividad a elegir Nantes como su guarida?

Si quieres conocer a fondo todo lo que se puede ver en esta preciosa ciudad francesa, te recomiendo elegir entre una visita guiada por Nantes o un tour privado por Nantes, en ambos casos con un guía en español.

Esta experiencia formó parte del viaje de prensa organizado en abril del 2015 por Iberia Express para inaugurar su ruta aérea Madrid-Nantes y que contó con el apoyo de Turismo de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
/* Estilos para menú plegable móvil Divi */