Un águila para desayunar

Por jueves, febrero 23, 2012 2 Permalink 0

Ocho de la mañana.

Alguien toca a la puerta de nuestra caravana donde acabábamos de pasar la primera noche sobre ruedas en Alaska. Extrañados, recién levantados, parece que nos resistiéramos a contestar. Llaman de nuevo con más insistencia. Al abrir la puertezuela, Bill pregunta por Bruno añadiendo: “Tengo una sorpresa. Un águila para desayunar”. A Bill, un simpático jubilado de Texas, le habíamos conocido la tarde antes, frente a la bahía, en el camping de Seward. Nosotros, novatos en el mundo de las caravanas, tratábamos de nivelar aquella enorme casa rodante. Él, encantador, nos echó no una, sino un montón de manos y hasta nos llevó en su coche al sitio más económico donde comprar leña, una parrilla, cervezas…

Y ahí estaba Bill esa mañana de junio de 2010,  vestido con un bata encima del pijama y con  unas zapatillas de estar en casa (=caravana) deseando enseñarle a Bruno un bonito ejemplar de águila calva que desayunaba tranquila posada en un poste. Y allí que se fueron los dos con sus prismáticos, a reunirse a otro amigo y contemplar sin prisas al ave rapaz.

Yo, observaba la escena sin atreverme a participar. No sólo porque Bill no me hubiera invitado, sino porque no quería romper la magia de ese momento tan especial. Además, desde mi punto de vista, ese extraño trío o cuarteto, si contamos al águila que, ajena al interés suscitado, desayunaba tan tranquila, resultaba de lo más divertido.

Aquí os dejo documento gráfico para que juzguéis vosotros si era así o no.

Autora: 

Periodista de profesión, viajera por necesidad y escritora por vocación. Voy recolectando por el mundo emociones, ilusiones y recuerdos. Descubre más sobre mí y contacta conmigo aquí

    Sígueme en:
  • facebook
  • googleplus
  • twitter
2 Comments
  • Tierras Polares
    abril 10, 2013

    Bonito recuerdo y relato. Ver un águila calva como esa en su hábitat natural y en Alaska es emocionante verdad?

    • de ilusión a recuerdo
      abril 10, 2013

      Muy emocionante sí. Aun vimos otra posada en un árbol muchísimo más cerca en la carretera de Denali. Igual de emocionante ver osos en libertad. Alaska es un lugar impresionante, recomendable al 100%
      Gracias por vuestro comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *