En ruta a Port Barton

Por miércoles, agosto 29, 2012 17 Permalink 0

La aventura de improvisar en Filipinas

La improvisación es, a nuestro modo de ver, uno de los mejores compañeros de ruta en el viaje. Si a eso le sumas dos hermanas viajeras y mala suerte con el transporte, el resultado es un divertido día a lo Pekin Express.

Después de cuatro lluviosas noches en el paraíso nublado de El Nido, decidimos al despertar partir hacia la vecina Port Barton en busca del ansiado sol. Idoia y Maite, con quienes compartimos risas y cafés aguados durante unos días, nos acompañaron. Improvisar en Filipinas no es tarea fácil. Primero nos costó conseguir plaza en el bus de la empresa Roro Bus hacia Roxas. Apretando el culete y botando sin parar por un carretera de tierra tortuoso tras unas horas llegamos al destino donde coger un jeepney directo a Port Barton. Error. Solo hay un jeepney diario y ya había partido. Intentamos sin éxito buscar un transporte alternativo que nos llevara sin vaciarnos los bolsillos. No nos quedó otra que volver al autobús para que nos dejara, previo pago de un dinero extra (ilusos, creíamos que no nos cobrarían), poco más adelante en San José, justo en el cruce con el camino a Port Barton.

Y allí nos dejó.

Y en aquel cruce, donde no había más que un apeadero, tuvimos que esperar un largo rato mientras nos echábamos al estómago unos tristes noodles instantáneos. Teníamos al lado a dos conductores de trycicle con los que intentamos negociar en vano un precio ajustado por el trayecto. Nosotros, armados de paciencia y cabezonería, decidimos esperar a que bajaran el precio. Error, de nuevo. El precio no bajaba sino que subía  y, además, acompañado de unas curiosas risas. Lógico, no había ni bus ni jeepney hacia Port Barton por lo que sabían que eran nuestra única opción. Además el camino era de una hora y media por un camino lleno de baches, curvas y algo embarrado por la lluvia de los días anteriores. Así que, desde luego, no estaban dispuestos a moverse por menos.

 Esperamos, intentamos hacer autostop, nos hicimos los interesantes, preguntamos a alguna furgoneta y todo ante la mirada guasona de los conductores. Mayte y yo decidimos echar a andar en busca de no sabíamos qué. Y ante nosotras apareció un todo terreno aparcado no muy lejos, robusto y mucho más cómodo que los trycicle. Una sonrisa alegró nuestras caras ya algo desesperadas.

Conseguir el coche nos costó una negociación de lo más surrealista: el dueño del vehículo  pensando en modo off durante minutos. los chicos de los trycicles tratando de rompernos el trato… Pero lo conseguimos y cargamos los macutos en el techo del todoterreno.

Enseguida comprendimos porque el dueño se lo pensaba tanto. No estaba calculando si le salía rentable el trayecto, sino si el coche llegaría hasta Port Barton. Debía llevar años sin arrancarlo, porque estaba allí aparcado más bien a modo de trastero. En lugar de asientos traseros pusieron un tabla, hubo que limpiarlo de telarañas, hacer un puente para arrancarlo… en fin, a veces, una imagen vale más que mil palabras.

Si la negociación fue surrealista el trayecto todavía más. En el techo del coche viajaban dos chavales no sabemos muy bien por qué. Quizá para empujar por si nos quedábamos en el camino… Sus pies colgando al otro lado de la ventana se han quedado grabados en mi retina.

Pronto empezó a llover al modo de Filipinas. Así que paramos para bajar los macutos y evitar que se mojaran. Error, otra vez más. Terminarían mojándose también a pesar de ir a presión encima de nosotras. También se mojaron nuestro maltrechos culetes porque, por supuesto, no había ventanilla trasera. Pero lo mejor fue cuando los dos acompañantes del techo se montaron delante donde ya iban Bruno y el conductor. Y así, con cuatro hombretones sentados delante, sujetando las puertas entreabiertas con las manos, sin espacio para mover ni una pestaña, proseguimos el camino sin dejar de diluviar, ni de darnos golpes por todas partes.

Siete adultos, más cuatro macutos y tres mochilas pequeñas, llegamos a Port Barton increíblemente sanos y salvos. Allí, por supuesto, seguía lloviendo y el sol que perseguíamos no quiso aparecer.

Otro paraíso filipino pasado por agua. Menos mal que aún quedaba la isla de Siquijor para recordarnos que el sí hay paraísos soleados en Filipinas.

Autora: 

Periodista de profesión, viajera por necesidad y escritora por vocación. Voy recolectando por el mundo emociones, ilusiones y recuerdos. Descubre más sobre mí y contacta conmigo aquí

    Sígueme en:
  • facebook
  • googleplus
  • twitter
17 Comments
  • Laura
    agosto 29, 2012

    solo puedo decir jajajaja

    • de ilusión a recuerdo
      agosto 29, 2012

      Mas que perder un día de viaje, diría que ganamos un buen recuerdo.
      Port Barton se quedará conmigo toda la vida, porque la vuelta la hicimos en moto y el tubo de escape me ha dejado una enorme quemadura en la pierna…

  • Laura Fernández (@raponchii)
    agosto 30, 2012

    Jajajaajaja Esto me recuerda a varias aventuras vividas también en Filipinas. Es así… aunque luego cuando lo recuerdas es muy divertido (y surrealista) Lo flipante es que esos jeeps aún anden jeje

    Un besín chicos!

    • de ilusión a recuerdo
      agosto 30, 2012

      Cierto!!! Nos acordamos de tu conductor borracho en Palawan, je,je… Fue muy cansado pero muy divertido la verdad. Cosas que pasan en Filipinas.
      Un beso guapa

  • pablostrubell
    septiembre 2, 2012

    Cuando veo coches así siempre me acuerdo de la ITV en España y me imagino el careto q pondria un mecánico al ver un coche así de destartalado…

    Pero, al final, siempre llegan al destino, por increible q parezca… Aunq se llegue mojadas y molidas como vosotras!!

    • de ilusión a recuerdo
      septiembre 3, 2012

      Je,je,je… desde luego ese coche aquí no hubiera pasado la ITV ni de lejos, claro que si en Filipinas existe algo similar estoy convencida de que tampoco le dejarían conducir con semejante trasto.
      Un saludo y gracias por tu comentario

  • arol
    septiembre 8, 2012

    Improvisación? Lo vuestro es arte y arte del bueno 😉

    • de ilusión a recuerdo
      septiembre 9, 2012

      Qué va!! Hemos conocido a artistas de la improvisación increíbles, nosotros somos solo aprendices,je,je

  • Beatriz
    septiembre 9, 2012

    Aventuras en Filipinas…y dicen que ese trasto era mejor que los trycicle?? jajajaja

    • de ilusión a recuerdo
      septiembre 9, 2012

      Al final el mejor transporte fueron las motos que cogimos para volver!!! Descubrimos el paisaje tan bonito del camino que no pudimos disfrutar a la ida. Eso sí, la moto me dejó un inmensa quemadura en la pierna que tardará muuuucho tiempo en irse

  • SaltaConmigo
    septiembre 9, 2012

    Vaya aventura… eso sí, uno de los recuerdos que se quedarán para siempre en vuestra memoria y con el que más os reiréis a lo largo de los años… lo sé, porque a nosotros también nos han pasado cosas así y son las que luego se recuerdan con más cariño y hacen que merezca la pena el viaje 😉

    • de ilusión a recuerdo
      septiembre 9, 2012

      La verdad que nos lo pasamos muy bien,je,je… parecía que estábamos en una de las etapas de Pekin Express, je,je… Aunque la verdad que pasamos un poco de miedillo en el trayecto por la lluvia y los golpetazos que nos íbamos dando. Un buen recuerdo!!!

  • Viajar a Polonia
    septiembre 15, 2012

    Bueno, bueno, bueno, vaya aventura, a parte del recuerdo que hablais, también es super importante documentarlo para hechar una mano a la memoria de vez en cuando, sobre todo cuando se hacen tantos viajes es bueno volver al documento y empezar a recordar nuevamente. Esto especialmente me encanta 🙂

    SAludos.

    • de ilusión a recuerdo
      septiembre 19, 2012

      Muchas gracias por tu comentario!!! Anima y mucho a continuar manteniendo vivos los recuerdos y a no perder la ilusión por conseguir otros nuevos

  • VIAJOSCOPIO | Blog de viajes y aventuras
    octubre 24, 2012

    jajajaja! Muy buen post! Genial lo de los tipos arriba del techo “por si se quedaba el jeep” jaja Esas cosas sólo pasan en Asia, no veo la hora de que sea diciembre para estar allá de nuevo!

    Hasta cuando se quedan ustedes? Tal vez nos cruzamos, estaría genial!

    Besos y que sigan felices y viajando!
    Andi

  • ANDI
    octubre 24, 2012

    jajajaja! Muy buen post! Genial lo de los tipos arriba del techo “por si se quedaba el jeep” jaja Esas cosas sólo pasan en Asia, no veo la hora de que sea diciembre para estar allá de nuevo!

    Hasta cuando se quedan ustedes? Tal vez nos cruzamos, estaría genial!

    Besos y que sigan felices y viajando!
    Andi

    • de ilusión a recuerdo
      octubre 24, 2012

      Una pequeña aventura que no olvidaremos, sobre todo porque la vuelta de Port Barton la hicimos en moto y me dejó una “bonita” quemadura enorme en la pierna que ya no se irá.
      Lamentablemente ya volvimos de Filipinas y ahora estamos en Madrid pero deseando colgarnos la mochila de nuevo
      Disfruta tu nueva etapa viajera

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *