Juegos de infancia en Bolivia

Sin seguir ningún mapa, vagabundeando por las calles de Sucre en Bolivia. Rumbo desdibujado por la simple inercia de dejarse llevar en una tarde tonta de domingo de la que poco se puede esperar. No es bueno llegar a una gran ciudad en domingo, poco ...

Entre la niebla

La niebla esconde un instante petrificado en bronce. Aliada con el viento, juega indiscreta a cubrir y descubrir con su ligero velo de nubes a los amantes. A ellos no parece importarles, ni el recreo de la niebla, ni los disparos de los turistas que apuntan aquí y allá ...

Los leones no existen

Tres días rastreando con el 4x4 el Parque Nacional de Etosha en Namibia. Jirafas, cebras, rinocerontes, bufalos, elefantes.... ni rastro de los leones. Y te preguntas ¿realmente existen los leones en África o es una estrategia de marketing para atraer visitantes? Hay quien dice que acaba ...

Nostalgia

La añoranza tratando de hilvanar un enredo de ausencia y recuerdos. Nostalgia del viaje, de un instante, de una sensación ya pasada  imposible de revivir pero sí de  evocar, una y otra vez, con los trazos que regalan una fotografía y una memoria sorprendentemente fiel. Mandalay, Myanmar. ...

La escuela

El todoterreno disfruta circulando por una de las pocas carreteras asfaltadas que hay en Namibia y nosotros compartimos su alegría contemplando por las ventanillas la vida que se va desperdigando sin orden por los márgenes del asfalto. Mujeres que caminan descalzas con sus bebés a la espalda, niños ...

A resguardo de la lluvia

En Filipinas el tiempo cambia de un instante a otro de manera radical. Una lluvia torrencial puede pillarte en el lugar menos indicado. Por ejemplo, en el filo de una terraza de arroz ubicada en medio de cientos de terrazas de arroz. Las piedras resbalan y ...

A escondidas

 Sinceramente no recuerdo su rostro.   En un sendero paralelo a la caribeña playa de Cahuita, en Costa Rica, se cruzaron nuestros caminos durante unos segundos. No recuerdo su rostro. Y, sin embargo, podría rememorar con todo detalles el momento exacto en el que hicimos esta ...

Un águila para desayunar

Ocho de la mañana. Alguien toca a la puerta de nuestra caravana donde acabábamos de pasar la primera noche sobre ruedas en Alaska. Extrañados, recién levantados, parece que nos resistiéramos a contestar. Llaman de nuevo con más insistencia. Al abrir la puertezuela, Bill pregunta por Bruno añadiendo: ...