A resguardo de la lluvia

En Filipinas el tiempo cambia de un instante a otro de manera radical. Una lluvia torrencial puede pillarte en el lugar menos indicado. Por ejemplo, en el filo de una terraza de arroz ubicada en medio de cientos de terrazas de arroz. Las piedras resbalan y si pisas mal te esperan unos tres metros de caída libre hasta la siguiente terraza.

Cuando las gotas de agua son tan fuertes que ya empiezan a hacer daño e intentas avanzar lo más rápido posible jugando a la ruleta rusa, aparece una choza de los Ifugao en medio de la nada. Resguardarse allí de la tormenta, compartir ese rato con una familia tan modesta que te ofrece asiento y te sonríe sin parar  resultó ser un recuerdo inolvidable. Entre perros y pollos también nos recibieron varios niños, uno de ellos nos miraba serio y desconfiado. Bastaron dos risas y una chocolatina para hacerle sonreír. Su felicidad ya no podemos mostrarla porque no merecía la pena perdérsela para buscar la cámara de nuevo. Pero sí le brindamos este recuerdo por convertir una lluvia torrencial en una bendición. Gracias.

Autora: 

Periodista de profesión, viajera por necesidad y escritora por vocación. Voy recolectando por el mundo emociones, ilusiones y recuerdos. Descubre más sobre mí y contacta conmigo aquí

    Sígueme en:
  • facebook
  • googleplus
  • twitter
3 Comments
  • Aran
    mayo 27, 2012

    Bonito recuerdo 🙂 Y desde luego mejor resguardarse que arriesgarse a una caída así… Un saludo!

  • de ilusión a recuerdo
    mayo 28, 2012

    Muchas gracias. La verdad que pensábamos actualizar más el blog desde FIlipinas pero da pena perderse cosas por estar con el ordenador. En cuanto tengamos hueco iremos metiendo más recuerdos
    Un saludo

  • arolasecasl
    junio 2, 2012

    Es un niño precioso y una foto genial 😉

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *